Una nueva generación de mujeres líderes está haciendo olas en el mundo árabe

Uno de los muchos modelos a seguir ... Raya al-Hassan, la primera ministra del interior femenina del mundo árabe.

Cuando escuchamos las palabras "diplomático" o "parlamentario", la gente suele imaginarse a un hombre. Pero a nivel regional y en todo el mundo, más países están diversificando a los profesionales que los representan y están elevando a las mujeres a puestos de poder, no solo para escuchar y observar, sino para participar en el nivel de toma de decisiones. Me enorgullece ser una de estas mujeres, parte de una nueva generación que está cambiando las perspectivas sobre los roles de género.


Tener más mujeres en el gobierno es crucial por muchas razones. Servir como modelos a seguir encabeza la lista, pero lo más importante es que estas mujeres ponen los temas de las mujeres al frente y se centran en la agenda global. Cuando las mujeres están representadas de manera significativa y participan en roles de liderazgo, es más probable que las leyes, los fallos y las decisiones sean inclusivos y representativos, y tengan en cuenta diversos puntos de vista.


Además, los países con una mayor proporción de mujeres como tomadoras de decisiones en las legislaturas tienen niveles más bajos de desigualdad de ingresos. Curiosamente, se dice que tener más mujeres en el gobierno es bueno para la salud:las mujeres en el gobierno de Canadá han reducido las tasas de mortalidad al desencadenar tipos específicos de gastos para promover la salud. Además, de acuerdo con el informe del Instituto Global McKinsey, se podrían agregar $ 12 billones al PIB mundial para 2025 si se avanza en la igualdad de género, de los cuales $ 0.6 billones se agregarán al PIB de los países MENA


En todo el mundo, tenemos un largo camino por recorrer. En noviembre de 2018, solo el 24% de todos los parlamentarios nacionales eran mujeres, un aumento lento del 11.3% en 1995. En enero de 2019, 11 mujeres en todo el mundo se desempeñan como jefes de estado y 10 en calidad de jefes de gobierno.



Parte de lo que mantiene baja la representación son los estereotipos y el estigma con respecto al lugar de la mujer en la sociedad. En el pasado en Palestina, de donde vengo, la mayoría de la gente no pensaba que una mujer pudiera postularse para un cargo o ser diplomática. Hoy, sin embargo, el gobierno ha demostrado un fuerte compromiso de ayudar a las mujeres a asumir estos roles, y hay muchos ejemplos que confirman que sus inversiones están dando sus frutos.


Como mujer joven, mi primer modelo a seguir fue el Dr. Hanan Ashrawi. Es una académica, una política prominente y una fuerte activista por la igualdad de género, y por lo tanto es una prueba viviente de que las mujeres pueden prosperar como líderes y diplomáticas. El Dr. Ashrawi abrió el camino, pero otros lo han seguido. A medida que descubro mi carrera, hay varias mujeres en mi región a las que puedo recurrir para recibir orientación. En Palestina, por ejemplo, los embajadores, el Dr. Amal Jadou, Feda Abdelhady y la Dra. Linda Sobeh han demostrado ser excelentes para fortalecer las relaciones diplomáticas de Palestina con otras naciones.


Más allá de mi país, las mujeres árabes también están haciendo olas. En Bahrein, las mujeres constituyen un tercio del personal del ministerio de asuntos exteriores de Bahrein. Y a principios de este año, la princesa Reema bint Bandar Al-Saud se convirtió en la primera embajadora en representar a Arabia Saudita. También en el Líbano, Raya Al-Hassan se convirtió en la primera ministra del interior en todo el mundo árabe.


Estoy agradecido de estar creciendo en una era con tantos modelos a seguir. Esto se debe en gran parte a que la mayoría de los gobiernos de la región MENA han invertido conscientemente en el equilibrio entre mujeres y género. Lo están haciendo al aumentar la cantidad de programas destinados a reclutar una nueva generación de mujeres diplomáticas, como yo.


Hace dos años, me uní al Ministerio Palestino de Asuntos Exteriores y Expatriados junto con otros 16 jóvenes diplomáticos, la mayoría de nosotros mujeres. Durante mi primer año, trabajé en la oficina de Asia Central y tuve la oportunidad de viajar a nuevos países y conocer nuevas culturas. Actualmente, administro misiones diplomáticas acreditadas en Palestina, apoyando a representantes de otras naciones.


Ascender en la escala de mi carrera en una sociedad dominada por hombres no ha sido una tarea fácil. Cuestionar las capacidades de las mujeres es un hecho común, que impone presión y también dificulta la creación de un cambio positivo. Sin embargo, los colegas que creen en las habilidades en lugar de los géneros ayudan a aclarar la importancia de apoyar a las personas con un alto potencial.



De hecho, involucrar a las mujeres en la diplomacia ayuda a integrar los valores universales del diálogo y acelera el desarrollo y la cooperación internacionales. Esto se debe a la capacidad de las mujeres para ser más eficaces en la formación de coaliciones. Por ejemplo, como líder joven en Women Deliver, la comunidad me ha dado ejemplos inspiradores de iniciativas dirigidas por mujeres que han traído beneficios tangibles a la comunidad global.


Un ejemplo es She's the First, que gira en torno a educar a las niñas para que estén mejor preparadas para tomar decisiones y fortalecer la economía, con el objetivo de lograr la igualdad de género. Como dice Zainab Salbi, fundadora de la organización sin fines de lucro Women for Women International, dedicada a la paz y la seguridad: “Como en la vida, la paz comienza con las mujeres. Somos los primeros en forjar líneas de alianza y colaboración entre las divisiones de conflicto ".


Con el espíritu de forjar nuevas alianzas, me dirijo a Vancouver en junio para la reunión mundial más grande sobre la igualdad de género, la Conferencia Women Deliver 2019. Me unirán miles de delegados que trabajarán para derribar barreras para niñas y mujeres, desde jefes de estado y agencias de la ONU hasta líderes jóvenes de todo el mundo. Entre los oradores se encuentran la actriz, comediante y defensora de la discapacidad palestina-estadounidense Maysoon Zayid, Lina Abirafeh, directora del Instituto de Estudios de la Mujer en el Mundo Árabe de la Universidad Libanesa Americana, y la Dra. Alaa Murabit, quien creció en Canadá y fundó la organización de derechos de la voz para las mujeres libias.


Estoy emocionada de ver a las mujeres árabes en la agenda. Subir al escenario es el primer paso. Juntos, estamos trabajando para lograr un mundo en el que ambos géneros sean iguales y cualquier persona en cualquier región del mundo pueda crecer para representar y liderar a sus naciones, y también para comprometerse a un cambio más positivo.




Artículo publicado por: World Economic Forum

Autor: Rana Zakarneh

Traducido por: Women for Women Ecuador

Link del artículo original: https://bit.ly/2HZzXYn


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square