Los casos clave de Ruth Bader Ginsburg que allanaron el camino hacia la igualdad financiera

Ruth Bader Ginsburg allanó el camino para la igualdad de género en los Estados Unidos. La difunta jueza de la Corte Suprema, que falleció la semana pasada a la edad de 87 años , logró gran parte de su progreso por la igualdad como abogada antes de ocupar el cargo más alto del país.


Cuando Ginsburg era abogada en la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), cofundó el Proyecto de Derechos de la Mujer, supervisando cientos de casos de discriminación de género, y muchos de ellos se centraron en cuestiones financieras. Sus muchas victorias dieron lugar a avances significativos en la igualdad financiera para las mujeres.


Aún queda trabajo por hacer. Problemas como la brecha salarial de género aún persisten: la mujer promedio en los EE. UU. Ganaba 81.6 centavos por cada dólar que ganaban los hombres en 2018 , y esa brecha se amplía para las mujeres de color, pero el trabajo inicial de Ginsburg brindó protección constitucional contra la discriminación de género. Sin estos casos, muchas de estas leyes discriminatorias posiblemente todavía estarían en vigor hoy.


Sin embargo, la lucha de Ginsburg por la igualdad de género no solo se expandió a los derechos de las mujeres. Usó tácticas cuidadosamente medidas que señalaban la discriminación tanto de mujeres como de hombres, y muchos de sus argumentos mostraban cómo la discriminación contra cualquiera de las partes —ya veces, ambas— perjudicaba a familias enteras, no solo a individuos. La estrategia de Ginsburg hizo que sus argumentos fueran más accesibles y fáciles de relacionar durante un momento en la historia de los Estados Unidos en el que la igualdad de derechos para ambos géneros se consideraba una idea progresiva e innovadora.


Aquí hay tres casos clave en los que trabajó Ginsburg que allanaron el camino para la igualdad financiera tanto para mujeres como para hombres.


Igualdad de derechos a las propiedades


Caso notable: Reed vs. Reed (1971)

El primer caso de RBG en nombre de la ACLU escuchado por la Corte Suprema fue Reed vs. Reed, un caso histórico en los derechos de las mujeres. El escrito de la demandante que escribió establece que la Cláusula de Protección Igualitaria de la 14ª Enmienda podría usarse como un argumento legal exitoso contra la discriminación de género, y se convirtió en la base de muchos de sus argumentos en los años venideros.


El Reed vs. Reed caso derribado una ley de Idaho requiere hombres que se ve favorecida por las mujeres como administradoras de una finca. Un tribunal de Idaho dictaminó unánimemente que, en general, "los hombres están mejor calificados para actuar [como administradores] que las mujeres". Luego, el caso pasó a la Corte Suprema, que acordó por unanimidad que el fallo original era una violación de la Cláusula de Igualdad de Protección.


La decisión de la Corte Suprema ha sido aclamada como un momento crucial en la lucha por los derechos de las mujeres: fue la primera vez que se reconoció la discriminación de género como una violación directa de la Constitución y se convirtió en la base de decisiones futuras que protegieron a hombres y mujeres de tal discriminación.


Según la Sociedad Histórica de la Corte Suprema , “la Corte, al parecer, se estaba poniendo al día con el resto de la sociedad, donde, como señalaba el informe de la ACLU, las mujeres estaban ingresando a la fuerza laboral en cantidades sin precedentes, y estatutos como los de Idaho estaban comenzando a parecen artefactos pintorescos de una época obsoleta ".


Cita clave: El mito de que las mujeres están inherentemente descalificadas para participar plenamente en la vida pública como personas independientes ya no es aceptable. Sin embargo, el silencio de esta Corte ha diferido el reconocimiento por parte de la ley de que las mujeres son personas plenas, con derecho como los hombres a las garantías del debido proceso y a la igual protección de las leyes. Ha llegado el momento de romper el círculo vicioso que crean las leyes discriminatorias por motivos de sexo ”, se lee en la breve respuesta que coescribió Ginsburg .


Igualdad de salarios


Caso notable: Ledbetter contra Goodyear Tire & Rubber Co. (2007)

RBG fue un actor clave en la lucha por la igualdad de salarios para las mujeres, aunque el progreso real se produjo mucho después de que la mayoría de sus colegas en la Corte Suprema fallaran en su contra en el caso Ledbetter vs.Goodyear Tire & Rubber Co. (y algunos podrían argumentar que todavía estamos esperando que su visión se haga realidad).

Lilly Ledbetter, supervisora ​​femenina en una planta de Goodyear en Alabama durante más de dos décadas, enfrentó acoso sexual y afirmó que le pagaban menos que los superiores masculinos con títulos similares debido a su sexo. Ledbetter presentó una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, una agencia federal responsable de administrar y hacer cumplir las leyes de derechos civiles contra la discriminación en el lugar de trabajo, y recibió $ 3.3 millones por daños.

El caso finalmente llegó a la Corte Suprema en 2007 después de que la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito revocara el veredicto original, argumentando que Ledbetter presentó su queja demasiado tarde porque no la presentó cuando se desembolsó su primer cheque de pago discriminatorio.

La Corte Suprema confirmó la decisión del Undécimo Circuito en una decisión de 5-4. El Tribunal determinó que los empleados no pueden impugnar la discriminación salarial en curso si el pago discriminatorio original estaba fuera del período de prescripción, incluso si continuaron recibiendo un pago injusto después.


RBG leyó una feroz disensión desde el tribunal después de la decisión de la Corte. Sostuvo que las disparidades salariales a menudo son mucho más difíciles de identificar que otros tipos de discriminación, como no ser ascendido o despedido y puede llevar mucho tiempo hacerse evidente.

Menos de dos años después, el presidente Barack Obama promulgó la Ley de Pago Justo Lilly Ledbetter de 2009 . Según la ley, las decisiones o los salarios discriminatorios pueden presentarse como quejas sin restricciones de tiempo tan estrictas. La ley revocó la decisión de la Corte Suprema y finalmente se puso del lado de la disidencia de Ginsburg.


El disenso de RBG creó protecciones para los empleados que estaban preocupados por hablar sobre prácticas discriminatorias por temor a perder sus trabajos. Ginsburg, en su declaración, describió cómo la discriminación puede acumularse silenciosamente con el tiempo, lo que ahoga a las mujeres que ascienden en los rangos de compensación en las corporaciones estadounidenses.

Cita clave: “La insistencia del Tribunal en una contienda inmediata pasa por alto las características comunes de la discriminación salarial. Las disparidades salariales a menudo ocurren, como sucedió en el caso de Ledbetter, en pequeños incrementos; La causa para sospechar que la discriminación está en el trabajo se desarrolla solo con el tiempo. Además, la información salarial comparativa a menudo se oculta a la vista del empleado. Los empleadores pueden mantener en secreto las diferencias salariales mantenidas entre los supervisores, y sin tener detallar las razones de esas diferencias ”, escribió Ginsberg en su disidencia . “Es posible que las pequeñas discrepancias iniciales no se consideren adecuadas para un caso federal, particularmente cuando el empleado, que intenta tener éxito en un entorno no tradicional, es reacio a hacer olas”.


Igualdad en las prestaciones de la seguridad social


Caso notable: Wienberger vs.Wiesenfeld (1975)

La sentencia en este caso no solo validó y protegió el valor del trabajo de las mujeres, sino que aseguró los derechos de los hombres viudos.


Cuando la esposa de Stephen Wiesenfeld, Paula Polastchek, murió durante el parto en 1972, Wiesenfeld se quedó solo para cuidar a su recién nacido. Solicitó los beneficios del Seguro Social para él y su hijo, pero solo se le concedieron los beneficios a su hijo. A Wiesenfeld se le dijo que no era elegible para recibir beneficios porque la Ley del Seguro Social solo proporcionaba los beneficios de una esposa fallecida a sus hijos, no a su esposo sobreviviente.


En 1973, Wiesenfeld demandó a sí mismo y a otros viudos. Argumentó que la Ley de Seguridad Social permitía la discriminación de género contra los viudos sobrevivientes. Cuando el caso llegó a la Corte Suprema, Ginsburg presentó dos argumentos convincentes: la Ley de Seguridad Social no solo discriminaba a Wiesenfeld por ser viudo, sino que también negaba a los hombres la misma oportunidad que las mujeres de cuidar a sus hijos. Además, Ginsburg argumentó que la Ley de Seguridad Social discriminaba a las mujeres porque ganaban menos beneficios familiares que los hombres.

El Tribunal Supremo falló por unanimidad a favor de Weinberger.


Cita clave: “Aunque los hombres salían ganando directamente con la decisión, representó una gran victoria para los defensores de la igualdad de derechos para las mujeres, ya que el tribunal superior adoptó su posición más firme hasta la fecha contra la discriminación basada en el sexo y dejó de lado prácticamente todas las reservas expresadas en fallos contrarios en 1973 y 1974 ”, se lee en un artículo del New York Times del día del fallo en 1975 .


Aunque queda trabajo por hacer para la igualdad de género en los Estados Unidos, el trabajo de Ginsburg como abogada de la ACLU y como juez de la Corte Suprema allanó el camino para generaciones de mujeres y hombres, y el legado de Ginsburg sin duda continuará impulsando más cambios.


Artículo escrito por: Kelly Anne Smith para Forbes

Artículo traducido por: Forbes

Artículo original: https://www.forbes.com/sites/advisor/2020/09/23/ruth-bader-ginsburgs-key-cases-that-paved-the-way-for-financial-equality/?utm_source=TWITTER&utm_medium=social&utm_content=3738207774&utm_campaign=sprinklrForbesMainTwitter#6a31aa7758cc

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square