Seís pequeñas acciones de gran impacto para la Generación Igualdad



El cambio no se trata solo de grandes titulares, victorias legales y acuerdos internacionales: la forma en que hablamos, pensamos y actuamos todos los días puede crear un efecto dominó que beneficie a todos. A medida que iniciamos la nueva década y hacemos un balance del progreso global en los derechos de las mujeres, únase a nosotros, como Generación Igualdad, para lograr la igualdad de género a través de estas simples acciones cotidianas.


1. Comparte el cuidado


¿Alguna vez escuchó el dicho "el trabajo de una mujer nunca se termina"? Bueno, es cierto: las mujeres realizan tres veces más trabajo doméstico y de cuidados no remunerado que los hombres. Eso es tiempo y energía que se les quita a las mujeres para avanzar en sus carreras, ganar más dinero y disfrutar de actividades de ocio.


Demuestra que te preocupas: Comprométete a compartir equitativamente las tareas del hogar, las responsabilidades de los padres y otros trabajos no remunerados. Aquí hay algunas estrategias para que empieces:


- Empieza con una conversación familiar o del hogar. Identificar las necesidades de cuidado y las responsabilidades domésticas.

- Considera y analiza las fortalezas cuando comparta las responsabilidades del cuidado.

- Organiza las actividades del hogar a través de una lista de tareas.

- Desde poner la mesa hasta cocinar, anime a los niños de todos los géneros a participar por igual en las tareas del hogar.

- Si uno de los socios trabaja a tiempo completo en el hogar, reconoce el valor de su trabajo.


2. Denuncia el sexismo y el acoso


Desde abucheos hasta críticas masculinas y bromas sexuales inapropiadas, las mujeres se enfrentan a todo tipo de comportamientos sexistas e irrespetuosos en lugares públicos y privados a diario.


Puede ser un espectador activo interrumpiendo el status quo y desafiando a sus compañeros. Comienza denunciando cualquier comportamiento inapropiado de una manera segura y respetuosa. Desafía cualquier noción estereotipada de género, como "una mujer debe conocer su lugar" y "dejar de emocionarse", a través del diálogo abierto. Cuando se trata de entablar una conversación, aprenda los hechos, de modo que la próxima vez que alguien haga declaraciones como “¡la brecha salarial es un mito!”, Pueda aplastar elocuentemente esa información errónea.


Si eres testigo de acoso, habla y da un paso al frente. Buca la ayuda de otras personas si no se siente seguro al hacerlo. Tómese el tiempo para escuchar al sobreviviente y preguntarle cómo puede ayudarlo.


3. Exigir una cultura laboral igualitaria


Desde el acoso sexual hasta la brecha salarial de género, las mujeres enfrentan una lista completa de prácticas discriminatorias en lo que respecta al lugar de trabajo. Exigir un entorno de trabajo progresivo a través de la representación equitativa de mujeres en el liderazgo y las juntas directivas, igual remuneración por trabajo de igual valor y cursos de educación sobre igualdad de género.


Las mujeres suelen realizar importantes sacrificios profesionales para tener una familia, con consecuencias para su bienestar económico y personal. Una forma de nivelar el campo de juego es presionar por políticas unificadas de licencia parental que ofrezcan amplias licencias pagadas tanto a los padres biológicos como a los adoptivos. Es importante alentar a los padres a que se tomen la licencia parental para desempeñar un papel activo en el cuidado de los niños. Los programas de reintegración laboral también pueden ayudar a las mujeres a ponerse al día con la capacitación que pudieron haber perdido cuando estén listas para reintegrarse a la fuerza laboral.


Otras formas sencillas de facilitar la vida profesional a las madres: solicita salas de lactancia, refrigeradores para la leche materna, horarios de trabajo flexibles y servicios de cuidado infantil asequibles y de calidad en el lugar de trabajo o cerca de él.


Haz un esfuerzo adicional apoyando activamente a las empresas con un sólido historial en materia de igualdad de género. Consejo profesional de Generation Equality: La organización Equileap compila una lista anual de las 100 empresas más equitativas en materia de género del mundo, basada en los Principios de empoderamiento de las mujeres, establecidos por ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Únase a las filas animando a su propio director ejecutivo a que se adhiera hoy a los Principios para el empoderamiento de la mujer.


4. Enséñales a las chicas lo que valen


Pequeña princesa. Vulnerable. Mandona.


Incluso antes de llegar a la pubertad, las niñas de todo el mundo ya tienen creencias internalizadas sobre su lugar, valor y papel en la sociedad como dependientes, vulnerables o incapaces y se les dice que actúen en consecuencia, reforzando los estereotipos de género y evitando que las niñas se den cuenta de su máximo potencial.


Es difícil desaprender este tipo de creencias. Por eso es tan importante comenzar a abordarlos temprano. Recuerde a las niñas de su vida que son fuertes, capaces y merecen el mismo respeto que los niños. Asegúrese de que sepan que son más que su apariencia: felicítelos por su inteligencia, fuerza, liderazgo, atletismo y mucho más.


Anima a las niñas a expresarse y hacerse valer. Contra narrativas y lenguaje que los desalientan a hacerlo: diles que son "audaces", no "mandones". Muéstreles que sus pensamientos importan preguntando sus opiniones y escuchando cuando hablan. Y, si es padre o maestro, invierta en juguetes, libros y películas que sean neutrales al género. Muestre a las niñas las posibilidades de su potencial y permítales jugar como deseen. Hazles saber que no existe una forma correcta o incorrecta de ser una niña.


5. Desafía lo que significa "ser un hombre"


Ser valiente. Los chicos no lloran. Los niños serán niños.


Estas nociones tradicionales de masculinidad a menudo desalientan a los niños y hombres más adelante en la vida de comunicar abiertamente sus sentimientos.


Ya sea en tus amistades o relaciones o dentro de su familia, apoye las expresiones de masculinidad que involucren vulnerabilidad, sensibilidad, cuidado y otros rasgos tradicionalmente no masculinos. Fomente un entorno en el que los niños y los hombres se sientan seguros al expresar sus emociones: hágales saber que sus sentimientos son válidos y bríndeles la oportunidad de compartir. No se burle de ellos ni los descarte, y llame a otros que lo hagan.


6. Respeta las elecciones de las demás.


Toda persona tiene derecho a tomar decisiones sobre su cuerpo, bienestar, familia y futuro.


Cuando las decisiones de alguien te hagan sentir incómodo, pregúntate por qué. Examine los prejuicios que pueden estar impulsando su reacción y considere las circunstancias que hacen que su vida sea diferente a la suya. Escuche su razonamiento.


A menudo es difícil entender una elección que nunca ha tenido que tomar. Tómese la responsabilidad de aprender y pensar críticamente sobre las situaciones de los demás.


Escrito por: ONU Mujeres

Artículo completo: https://www.unwomen.org/en/news/stories/2020/2/compilation-small-actions-big-impact-for-generation-equality


Entradas destacadas
Entradas recientes