7 lecciones de liderazgo que los hombres pueden aprender de las mujeres

Aunque existe un gran interés público por conseguir que más mujeres se conviertan en líderes, invirtiendo así su infrarrepresentación en las filas del poder, demasiadas soluciones propuestas se basan en la idea errónea de que las mujeres deben emular a los hombres. El pensamiento es el siguiente: "Si los hombres ocupan la mayoría de los puestos de responsabilidad, deben estar haciendo algo bien, así que ¿por qué no hacer que las mujeres actúen como ellos?".


Pero esta lógica no explica el mal rendimiento de la mayoría de los líderes, que abrumadoramente son hombres. Como ya hemos argumentado antes, el verdadero problema no es la falta de mujeres competentes, sino la escasez de obstáculos para los hombres incompetentes, lo que explica el exceso de personas demasiado seguras de sí mismas, narcisistas y poco éticas que están al mando.


Imágenes referenciales

En consecuencia, las diferencias de género en la eficacia del liderazgo (lo que se necesita para rendir bien) no están sincronizadas con las diferencias de género en la emergencia del liderazgo (lo que se necesita para llegar a la cima). De hecho, la investigación demuestra que la prevalencia de líderes masculinos de alto nivel no es producto de un talento de liderazgo superior en los hombres. Por el contrario, los grandes estudios cuantitativos, incluidos los meta-análisis, indican que las diferencias de género en el talento de liderazgo son inexistentes, o que en realidad favorecen a las mujeres.


Teniendo esto en cuenta, sería más lógico invertir el remedio sugerido: en lugar de animar a las mujeres a actuar como los líderes masculinos (muchos de los cuales son incompetentes), deberíamos pedir a los hombres en el poder que adopten algunos de los comportamientos de liderazgo más eficaces que se encuentran más comúnmente en las mujeres. Esto crearía un grupo de mejores modelos de conducta que podrían allanar el camino para que tanto los hombres como las mujeres competentes avancen.


Lecciones de liderazgo para los hombres

He aquí algunas lecciones críticas de liderazgo que la mayoría de los hombres pueden aprender de la mujer media.


No te inclines cuando no tengas nada en lo que apoyarte. Hay una tendencia a decir a las mujeres que "se inclinen" por cualidades como la asertividad, la audacia o la confianza. En los hombres, esas cualidades pueden manifestarse como autopromoción, atribuirse el mérito de los logros de los demás y actuar de forma agresiva. Dado que nunca ha habido una correlación fuerte entre inclinarse y ser bueno en algo -especialmente en el caso de los hombres-, una mejor opción sería dejar de enamorarse de las personas que se inclinan cuando carecen de los talentos para respaldarlo. En un mundo lógico, ascenderíamos a las personas a puestos de liderazgo cuando fueran competentes en lugar de seguras de sí mismas, examinándolas por su experiencia, su historial y sus competencias de liderazgo pertinentes (por ejemplo, inteligencia, curiosidad, empatía, integridad y capacidad de entrenamiento). Tenga en cuenta que todos estos atributos se evalúan mucho mejor con evaluaciones basadas en la ciencia que a través de la típica entrevista de trabajo.


Conozca sus propias limitaciones. Vivimos en un mundo que celebra la autoestima, pero es mucho más importante tener conciencia de uno mismo. Y a menudo hay un conflicto entre ambos. Por ejemplo, la conciencia de tus limitaciones (defectos y debilidades) es incompatible con unos niveles de autoestima altísimos, y la única razón para estar totalmente desprovisto de dudas e inseguridades es la ilusión. Aunque las mujeres no son tan inseguras como se las presenta en la literatura de autoayuda (y en gran parte de los medios de comunicación populares), los estudios demuestran que, en general, tienen menos confianza en sí mismas que los hombres. Esto es una buena noticia porque les permite entender cómo les ve la gente y les da la capacidad de detectar las diferencias entre donde quieren estar y donde están realmente. Las personas que se ven a sí mismas de forma más crítica que los demás son más capaces de prepararse, incluso si eso significa prepararse en exceso, y esa es una forma sólida de aumentar su competencia y rendimiento.


Imágenes referenciales

Motivar a través de la transformación. Los estudios académicos demuestran que las mujeres son más propensas que los hombres a liderar a través de la inspiración, transformando las actitudes y creencias de las personas, y alineando a las personas con el significado y el propósito (en lugar de a través de zanahorias y palos). Dado que el liderazgo transformacional está vinculado a niveles más altos de compromiso, rendimiento y productividad del equipo, es una vía fundamental para mejorar el rendimiento de los líderes. Si los hombres dedicasen más tiempo a tratar de ganarse el corazón y el alma de las personas, a liderar tanto con la Inteligencia Emocional como con el Coeficiente Intelectual, en lugar de inclinarse más por este último, y a fomentar un cambio de creencias en lugar de comportamientos, serían mejores líderes.


Poner a tu gente por delante de ti mismo. Es muy difícil convertir a un grupo de personas en un equipo de alto rendimiento cuando tu principal objetivo eres tú mismo. Las personas que ven el liderazgo como un destino profesional glorificado y un logro individual están demasiado centradas en sí mismas para fomentar el bienestar de sus equipos y liberar el potencial de sus subordinados. Imagínese a una persona que sólo está interesada en ser líder porque persigue un sueldo mayor, el despacho de la esquina, un título más alto o cualquier forma de estatus. Evidentemente, estará intrínsecamente menos interesada en mejorar a los demás; su único objetivo es tener más éxito ellos mismos. Como los hombres suelen estar más centrados en sí mismos que las mujeres, es más probable que lideren de forma narcisista y egoísta. Si el líder masculino medio quiere mejorar su rendimiento, haría bien en adoptar un estilo de liderazgo menos centrado en sí mismo.


No mandes; empatiza. A lo largo de la historia, hemos dicho a las mujeres que son demasiado amables y cariñosas para ser líderes, pero la idea de que alguien que no es amable y cariñoso puede liderar con eficacia se contradice con la realidad. No vivimos en tiempos medievales. El liderazgo del siglo XXI exige que los líderes establezcan una conexión emocional con sus seguidores, y esa es posiblemente la única razón para esperar que los líderes eviten la automatización. De hecho, aunque la IA se apodere de los elementos técnicos y de habilidades duras del liderazgo, mientras haya seres humanos en el trabajo, éstos anhelarán la validación, el aprecio y la empatía que sólo los seres humanos -no las máquinas- pueden proporcionar. Los hombres pueden aprender mucho sobre cómo hacer esto de forma efectiva observando y emulando a las mujeres.


Imágenes referenciales

Centrarse en elevar a los demás. Se ha demostrado que las mujeres líderes son más propensas a entrenar, orientar y desarrollar a sus subordinados directos que los líderes masculinos. Son verdaderos agentes del talento, que utilizan la retroalimentación y la dirección para ayudar a las personas a crecer. Esto significa ser menos transaccional y más estratégico en su relación con los empleados, y también incluye la apertura para contratar a personas que son mejores que ellas mismas, porque es menos probable que sus egos se interpongan en el camino. Esto les permite liberar el potencial de otras personas y promover la cooperación efectiva en sus equipos. Aunque gravitamos hacia los líderes que se centran en sí mismos y en sus propios intereses, la probabilidad de que estos individuos puedan convertir a un grupo de personas en un equipo de alto rendimiento es baja.


No digas que eres "humilde". Se humilde. Llevamos 20 años pidiendo líderes humildes, pero seguimos gravitando hacia los que son demasiado confiados y narcisistas (generalmente no son mujeres). Hay diferencias de género bien establecidas en cuanto a la humildad, y favorecen a las mujeres. No todas las mujeres son humildes, por supuesto, pero la selección de líderes en función de la humildad daría como resultado más líderes mujeres que hombres. La humildad es fundamentalmente un rasgo femenino. También es un rasgo esencial para ser un gran líder. Sin humildad será muy difícil que quien esté al mando reconozca sus errores, aprenda de la experiencia, tenga en cuenta las perspectivas de los demás y esté dispuesto a cambiar y mejorar. Tal vez el problema no sea que los hombres no quieran o no puedan mostrarla, sino que los descartamos para puestos de liderazgo cuando lo hacen. Esto debe cambiar, ya que la humildad es un factor crítico para la eficacia del liderazgo, tanto en hombres como en mujeres.


¿Le molesta leer esto?


Pregúntate por qué. Si eres hombre, ¿te hace sentir que hay una campaña contra los hombres blancos y la masculinidad tóxica y que el feminismo furioso está en alza? Esa reacción está impidiendo que aprendas de las mujeres lo que puedes hacer para tener más éxito. Si eres una mujer -y/o una feminista-, ¿rechazas la idea de que las mujeres son generalmente más propensas a mostrar rasgos femeninos que los hombres? Esa es exactamente la razón por la que la mujer media tiene más potencial de liderazgo que el hombre medio.

A fin de cuentas, el único aspecto controvertido de nuestros puntos de vista es la idea de que aumentar la representación femenina en el liderazgo aumentaría la meritocracia en lugar de reducirla. La mejor intervención en materia de igualdad de género es centrarse en la igualdad de talento y potencial, y eso sólo ocurre cuando tenemos un liderazgo igualitario en cuanto al género que permita a los hombres aprender diferentes enfoques de liderazgo de las mujeres, tanto como a las mujeres se les ha dicho siempre que aprendan enfoques de liderazgo de los hombres. Este artículo es un atajo. Hombres, estas lecciones aceleran su desarrollo del liderazgo. Mujeres, estas son las razones por las que ya deberían haber sido líderes y por las que deberían exigir lo que ustedes merecen ahora.


Escrito por: Thomas Chamorro-Premuzic and Cindy Gallop

Artículo Original: hbr.org




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square