Diez consejos sobre cómo empoderar a otras mujeres en el trabajo


Esperaríamos, en esta época, que la idea de que las mujeres trabajen juntas no evoque imágenes negativas. Sería maravilloso pensar que el concepto de tener una jefe femenina no es más extraordinario que el de tener un jefe masculino, sin embargo, incluso las búsquedas más breves sobre estos temas han demostrado que este no es el caso.


Cuando el término “jefe femenina” se escribe en Google, la primera página de resultados muestra poca variación sobre el mismo tema: que las jefas son difíciles y deben ser “sobrevividas”. Sin embargo, una búsqueda rápida del termino “jefe masculino” muestra una lista de resultados más neutral; la pregunta “¿prefieres un jefe masculino o una jefe femenina?” apareciendo varias veces dentro de la página.


Desearía que esto no me sorprendiera más de lo que lo hacía, pero parece que, al igual que la vieja tropa de que los londinenses nunca están a más de seis pies de distancia de una rata, desafortunadamente, nunca estamos a más lejos de una conversación de una historia de trabajo que involucra a la rivalidad femenina.


No se pude negar que la civilización occidental ha mantenido durante mucho tiempo el apetito por el concepto. Desde la larga disputa de la Reina Isabel I con Mary, la Reina de los Escoceses hasta el supuesto odio mutuo de Beyonce y Rihanna, el público nunca se cansa de una historia antigua sobre una mujer que lucha con otra. Millones de nosotros pasamos los últimos dos meses viendo a Daenerys y Cersei destrozándose en la última temporada de Game of Thrones. Pero, la verdad es que realmente no quiero hablar de eso.


La idea de que las mujeres que trabajan juntas deben ser rivales es tediosa: hay espacio para todas nosotras en la tabla proverbial (a pesar de lo que las estadísticas puedan indicar) y como Sarah Stone, cofundadora de Female Success Network, señala, la mejor manera de sentirnos fortalecidas es empoderar a otras:


“Represente algo más grande que su propio éxito. Sea el tipo de persona que no importa dónde se encuentre o en qué trabaje, siempre agregue valor a quienes la rodean para que todas puedan levantarse y brillar juntas. Empoderar a las demás naturalmente le empodera”.


Colaboré con algunas de mis compañeras para crear una lista de consejos sobre cómo empoderar a otras mujeres en el lugar de trabajo. Esto es lo que encontramos:


  1. Celebre las fortalezas de las demás No es infrecuente recibir solo la comunicación de una administradora o de una compañera cuando una tarea necesita completarse o cuando se critican las críticas: como profesional independiente, lo sé muy bien. En lugar de solo comunicar lo que es accionable o negativo, dígale a sus compañeras o miembros del equipo cuando también se merece un elogio. Celebre sus fortalezas y logros. Parece haber una idea errónea generalizada de que uno debería haber crecido por la necesidad de ser elogiada en la edad adulta, pero me atrevería a suponer que ni una sola persona ha descubierto que esto es cierto. Celebrar fortalezas no solo ayuda a combatir el síndrome de impostora, sino que también ayuda a retener a los buenos empleados. Según el informe de Gallup sobre el estado de los Estados Unidos en el trabajo en el año 2017, la “falta de reconocimiento” sigue siendo una de las razones más comunes por las que las personas se van de una organización. Ayude a sus colegas a ser reconocidas por las cosas en las que están especialmente capacitadas y comparta los logros de ellas a lo largo y ancho.


2. Conectarlas con las personas adecuadas ¿Qué es ese viejo dicho sobre las relaciones personales? ¿Que es la suma de las cinco personas con las que pasa más tiempo? Creo que esto también se aplica a las relaciones profesionales, ya que las profesionales mejor conectadas se relacionan con otras que pueden apoyarlas y orientarlas, y mejor se convierten en ellas mismas. Capacite a sus compañeras de trabajo presentándoles a las personas que pueden ayudarlas a acceder a los recursos y al conocimiento que necesitan para crecer y mejorar. Estas son las personas que las inspirarán a seguir adelante cuando se enfrentan al escenario tristemente probable de ser subvaloradas, socavadas, o pasadas por alto.


3. Apoyarse mutualmente en reuniones Como señala este artículo de Atlantic, el éxito se basa tanto en la confianza como en la competencia, de hecho, a menudo, se basa más en la confianza. A algunas personas les puede parecer que hablar en una reunión no es un gran problema, suponer que todas las mujeres luchan con esto es asumir que todas las mujeres son diferenciales, pero cuando esa reunión está dominada por hombres, para algunas mujeres, puede ser. Si utilizamos la investigación de Mujeres en la Junta Directiva de Deloitte 2017 como criterio para medir el riesgo, en una reunión de la junta directiva de 100 personas, solo 15 de ellas serán mujeres. En una habitación de 10 eso significa que ni siquiera 2 serían. Si es “lo suficientemente afortunada” de estar en una reunión donde otra mujer está presente, amplifíquese mutuamente, respalde las opciones de las demás (o, si no está de acuerdo, al menos respételas) y deles espacio para hablar abiertamente.


4. Respaldar a las mujeres menos experimentadas para proyectos Cuando surjan nuevos proyectos, si hay una mujer en su equipo a la que cree que dirigiría bien, dependiendo del poder de su delegación, preséntele o sugiérele. Los hombres son elegidos regularmente para los proyectos y roles según su potencial, mientras que las mujeres a menudo aún son elegidas simplemente por su experiencia previa: le da las mujeres la oportunidad de probarse a sí mismas, incluso si no han tenido ese tipo de experiencia anteriormente.


5. Ser accesible y ofrecer ayuda ¿La rivalidad femenina de que estaba hablando al principio? A menudo se debe al hecho de que las mujeres tienen una creencia subconsciente (o, a veces, consiente) de que simplemente no hay suficientes oportunidades para dar la vuelta, entonces tendrán que luchar contra potenciales competidoras por ellas. Ciertamente, algunos hombres también sufren esta creencia, pero es algo que afecta a las mujeres de manera más consistente. No es sorprendente cuando las mujeres ocuparon solo el 24% de los cargos directivos en todo el mundo al año pasado. La mejor manera de combatir esto no es socavarse unas a otras, es ayudarse unas a otras. Ofrecer tutoría o ayuda de cualquier tipo a otras mujeres contribuirá en gran medida a corregir este desequilibrio y ayudará a ofrecer una “línea de liderazgo” a quienes aspiran a ocupar cargos más poderosos.


6. El tiempo dedicado a trabajar debe valorarse en calidad sobre cantidad Ahora que estamos totalmente integrados en el siglo XXI, cada vez más empleados tienen horarios de trabajo flexibles de una forma u otra (en 2017 se encontró que el 43% de todos los empleados del Reino Unido se habían beneficiado de algún tipo de acuerdo de trabajo “ágil”) todavía a pasar de esto, muchos sienten que todavía es un tabú, está permitido, pero está mal visto. Seamos honestos—estar sentada en un escritorio durante ocho horas predeterminadas cada día no es un indicador de trabajo de calidad o productividad, pero a menudo se usa como un indicador como si las empresas consideraran que los empleados son niñas/os malas/os y no se puede confiar en que funcionen bien sin supervisión. Ofrecer a las mujeres arreglos laborales flexibles es beneficioso de muchas maneras. En primer lugar, lo obvio: las madres trabajadoras se benefician enormemente de esto. Tener el poder de organizar sus propias horas les permite concentrarse de manera efectiva en el trabajo cuando pueden prestarle toda su atención. En segundo lugar, todos, no solo las madres o las mujeres trabajadoras, ganan mucho con esta flexibilidad. Se ha demostrado que mejora la salud mental, reduce la rotación de personal, y aumenta la productividad.


7. Sea abierta sobre sus propias vulnerabilidades y fallas Si tuviera una libra por cada vez que una amiga mía hubiera hablado con entusiasmo acerca de una mujer que admiraban, solo para seguir con un a declaración como “pero nunca llegaré allí…” estuviera atracando mi super-yate en St Tropez ahora mismo. ¿Por qué las mujeres hacen esto? Aquí está mi teoría: hay tan pocas mujeres exitosas en comparación con los hombres en el mundo (o sus éxitos simplemente no se amplifican de la misma manera) que sentimos que estas mujeres son “especiales” y “otras” para nosotras. Racionalizamos que para llegar a donde ellas han logrado, deben haber tenido algo extra: son una rareza que debe haber algún tipo de polvo mágico de hadas o hocus pocus involucrado que el resto de nosotras no podemos acceder. Mientras más exitosas sean las mujeres que hablan abiertamente sobre las pruebas y tribulaciones que las llevaron a donde están, mejor. Admitir fallas, contratiempos y vulnerabilidades pasadas no perpetúa más fallas, contratiempos, o vulnerabilidades. Allana el cambio para que otras mujeres confíen en que, solo porque alguien las despidió, cometieron un error o no lograron el éxito de algo la primera vez, no significa que serán canceladas de la existencia. Los hombres nunca han necesitado la validación de la perfección como las mujeres. Debido a que el mundo todavía mira a las mujeres a través de una lente masculina, han sido educados para creer que la imperfección las hace irrelevantes. Esto, por supuesto, es ridículo y la mejor manera de ayudar a las mujeres a superar esa idea es predicar con el ejemplo.


8. Hablar abiertamente sobre salarios Ah sí, la brecha salarial del viejo género castaño. Se requiere apertura en torno a los salarios para avanzar en la búsqueda de igualdad de remuneración. Hay muchas empresas por ahí que todavía lo desalientan activamente bajo el pretexto de que es “no profesional” o “inapropiado”. Según un informe del Instituto para la Investigación de Políticas de la Mujer, en 2017, solo el 17% de las empresas privadas ofrecieron transparencia salarial y el 25% expresó explícitamente que estaba prohibido. Seamos honestos aquí: la única razón real para esto es que no ofrecen estructuras de pago justas. Debido a que aún es un tema tan tabú, muchas mujeres no se sienten lo suficientemente seguras como para negociar. De hecho, en uno de mis roles anteriores a tiempo completo, a una colega sin hijos se le dijo que tenía “suerte de no tener más bocas que alimentar” cuando pidió una. La única manera de agregar el sentido de normalidad a la conversación que muchos hombres sienten es discutirlo abiertamente. Aún mejor, si ha logrado una negociación salarial exitosa, cuénteles a otras mujeres cómo lo hizo.


9. Establezca objetivos medibles para que los logros sean tangibles Como se explicó anteriormente, muchas mujeres tienen que probarse a sí mismas con más frecuencia que los hombres. Si tienes mujeres en tu equipo, haz que sea fácil para ellas; establece objetivos medibles para que cuando las golpeen, tengan algo concreto que mostrar. Los KPI pueden ayudar a aclarar cualquier ambigüedad que pueda ocurrir durante las discusiones sobre la promoción o el pago, y garantizar que las empresas sean responsables cuando no cumplan con sus propias estructuras.


10. Aceptar y adoptar la individualidad Por último, acepta que no todas las mujeres son iguales. Sí, lo sé, esto parece obvio. Pero todos hemos leído lo suficiente sobre el sesgo de género para saber que hay ciertas cualidades que se esperan de las mujeres. Adopte las formas en que las mujeres de su equipo son individuales: no espere que se adhieran a una idea estereotipada de la feminidad y no las reprima cuando lo hacen.



Articulo publicado por: Forbes

Autora: Bianca Barratt

Traducido por: WomenforWomen Ecuador

Link de el artículo: https://bit.ly/2Jm6M12

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square