Qué hacer cuando eres la única mujer en la sala

Ser la "única" puede hacer que te sientas como una extraña cuando lo que quieres es sentirte incluida. Aprende a ver tu estatus como una fortaleza, no como un estigma.




Introducción


En mi primer trabajo después de la universidad, en un banco de inversión, pasé un año como la única mujer -y única persona de color- en un equipo de siete personas.


Ser la única tenía algunas ventajas (supongo): Normalmente se fijaban en mí y se acordaban de mí. Sospecho que mi capacidad para seguir el ritmo -e incluso superar el rendimiento de mis compañeros varones- fue a veces inesperada, y por ello fue vista positivamente por algunos en la empresa.


Pero también significaba que había pocos modelos de conducta para mí. Me resultaba más difícil imaginarme allí a largo plazo. Me sentía como una persona atípica.

Ser la minoría de un grupo -ya sea por tu género, tu raza, tu identidad sexual o cualquier otra cosa- puede ser algo más que solitario. Puede significar que todo lo que haces destaca, o que se te ve como un "testigo" o un "otro", y que tus éxitos (o tus fracasos) no se perciben simplemente como algo puntual, sino como algo totalmente representativo de tu identidad. (Piensa en Indra Nooyi, la antigua directora de PepsiCo, que es una mujer india-americana, o en Ursula Burns, la antigua directora de Xerox, que es afroamericana. Su raza y su género se mencionan a menudo al mismo tiempo que sus nombres).



La conducción defensiva nos enseña a anticiparnos y reaccionar ante la mala conducción de los demás. Del mismo modo, tenemos que adoptar una carrera profesional defensiva. Aunque no es nuestra responsabilidad arreglar la mala conducción de los demás -o sus prejuicios-, nos beneficiamos de poder evitar sus consecuencias.


Ver el Panorama General


Un rápido anuncio de servicio público para las personas que se sienten "otras": No subestimen la importancia de su presencia. Un estudio tras otro demuestra que las empresas con mayor diversidad tienen mejores resultados y son más productivas. En su libro The Power of Onlyness, la pensadora empresarial Nilofer Merchant sostiene que estamos en un momento sin precedentes en el que la condición de "único" de una persona -lo que ella denomina su "onlyness"- puede ser una palanca para mover el mundo. "Perdemos demasiadas ideas, no porque la idea se considere indigna, sino porque la persona que aporta esa idea se considera indigna de ser escuchada", afirma. Así que recuerda, y no dudes en recordárselo a los demás: Tu organización tiene suerte de tenerte, y tus ideas son dignas.


Encuentra una comunidad


Ser el único no significa que tengas que estar solo. He aquí cómo encontrar una comunidad.



Identifica aliados. Lo más probable es que haya gente que te apoye y esté dispuesta a hacerlo. Para encontrarlas, presta atención a los momentos en los que un colega se empeña en dar crédito a una compañera por sus ideas pasadas por alto o un colega blanco desafía una broma insensible. O sus comportamientos pueden ser más sutiles, como cuando ese colega se toma el tiempo de comprobarlo después de una reunión difícil. Fomente las relaciones con estos posibles aliados. Comparte tus experiencias -y frustraciones- y deja claro que agradeces su apoyo.


Cultiva un patrocinador. En su charla TED, la ejecutiva de Morgan Stanley y autora Carla Harris habla de los "patrocinadores" como las personas que llevarán su expediente a la sala a puerta cerrada y argumentarán en su favor. Las investigaciones sugieren que los patrocinadores que son diferentes a ti pueden ser especialmente útiles, porque te exponen a redes diferentes. Si estás en minoría en algún grupo, los patrocinadores pueden ser esenciales para defenderte y ayudarte a sortear las posibles percepciones erróneas que la gente pueda tener de ti. Facilítales la tarea de defenderte manteniéndoles al tanto de tus éxitos y puntos fuertes.



Encuentra gente como tú. Las investigaciones han demostrado que para las mujeres es importante crear redes de contactos estrechas para encontrar trabajo y conseguir ascensos. ¿Cómo encontrar a esas personas? Empieza por mostrar interés en actividades informales como almuerzos o clubes de lectura. Busca grupos de afinidad en tu lugar de trabajo (en la Universidad de Nueva York, donde trabajo, tenemos un "grupo de mujeres de la facultad"). Si no encuentras ninguno que ya exista o que se adapte a tu horario, considera la posibilidad de crear uno. Alguien ahí fuera está deseando conocerte.


Aboga por ti mismo

Hay un montón de estudios que han descubierto que los hombres suelen recibir más reconocimiento que las mujeres en un contexto laboral, incluso cuando trabajan en grupos con otras mujeres. Eso significa que las que están en minoría pueden tener que esforzarse más para que se les reconozca el trabajo que hacen, y a menudo eso significa hablar para defenderlo o hacer que otros lo hagan en tu nombre.


Registra tus éxitos... y difúndelos. Lleva un registro de las cosas que demuestran tu impacto, ya sean correos electrónicos de felicitación o un recuento del número de personas de las que eres mentor. Nunca se sabe cuándo serán útiles estas listas, como recordatorio de tu valor en un día desalentador. (Personalmente, guardo una carpeta de correos electrónicos "para sentirse bien" a la que acudo en los días malos) o como datos en una negociación salarial. A continuación, practica la difusión de esas victorias. Si te resulta incómodo decir "fui la persona que más vendió el mes pasado", practica a decirlo en tercera persona: "Dolly fue la mejor vendedora del mes pasado". Dígalo 10 veces como si lo dijera en serio. Ahora vuelve a decir "yo".



Ten cuidado con las tareas domésticas de la oficina. Los estudios demuestran que es más probable que se pida a las mujeres que se encarguen de las denominadas "tareas domésticas de la oficina", es decir, las tareas de poca importancia que hay que hacer, pero que no se reconocen como "críticas", como la organización de fiestas en la oficina o la participación en comités. Prueba a decir que no a estas tareas, o aprovecha las peticiones como una oportunidad para intercambiar otras tareas menos deseables. Si crees que te lo piden con demasiada frecuencia, considera la posibilidad de establecer una rotación para que todo el mundo tenga su turno. Resulta que tengo un "club del no" muy eficaz con dos de mis compañeras. Nos enviamos un correo electrónico cuando nos piden que hagamos tareas opcionales y nos aconsejamos mutuamente sobre lo que debemos rechazar y cómo decir que no.



Reconocer los prejuicios. Los estereotipos sobre las habilidades de las mujeres abundan: desde que no se nos considera buenas "líderes" hasta que se supone que somos malas en matemáticas y ciencias. Además, las mujeres deben sortear los aparentemente interminables dobles vínculos que se manifiestan en formas grandes y pequeñas: ser vistas como "demasiado agresivas" cuando son asertivas o demasiado "blandas" cuando son amables. Estos estereotipos suelen ser aún más complicados para las mujeres de color, que se enfrentan a estereotipos relacionados con su raza y su género. No siempre es posible evitar estos estereotipos, pero saber que existen es el primer paso para poder evitarlos. Denúncialos si te sientes capaz de hacerlo, y si sabes hacerlo con sentido del humor, aún mejor. Y ten cuidado: Las mujeres también tienen prejuicios de género inconscientes, así que vigila tus propios puntos ciegos.


Reconocer la carga emocional


¿Cansado? No es de extrañar. Ser el único en un grupo puede significar ser observado, escrutado, estereotipado - o lo que yo llamo la "trifecta del agotamiento". También puede significar que la carga de educar a tus compañeros sobre cómo ser "más inclusivos" a menudo recae sobre ti, quieras o no esa responsabilidad.



Céntrate en la excelencia, no en la perfección. El adagio de que hay que ser el doble de bueno que los demás puede ser cierto. Las investigaciones demuestran que, cuando eres el "único", se te exige un nivel de exigencia mayor. Eso podría explicar por qué las mujeres suelen exigirse a sí mismas unos niveles casi imposibles, es decir, la perfección. Pero esa promesa de perfección en realidad dificulta que las mujeres se arriesguen o fracasen. Intenta centrarte en ser "excelente" -no perfecta- y permítete cometer errores. Piensa en un fracaso como un mapa guía para el futuro, no como una señal de stop.


Practica el autocuidado. Las mujeres son más propensas que los hombres a decir que se sienten "muy cansadas o agotadas" y a experimentar agotamiento emocional. Cuando se es objeto de prejuicios, los efectos sobre la salud son importantes. Ahí es donde entra en juego el autocuidado. Piensa en lo que comes, en la frecuencia con la que te mueves y en cuánto te ríes. Manténgase conectado con sus amigos y su familia. Apóyate en tu fe o en la práctica de la meditación o en los programas que te gustan, lo que sea que baje el estrés.




Artículo original: https://www.nytimes.com/guides/working-womans-handbook/token-woman-in-room


Artículo publicado por: Dolly Chugh

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square