Deja de preguntarnos a las mujeres como manejamos el equilibrio entre el trabajo y la vida privada.


El equilibrio es, en realidad, el acto de estar desequilibrado, y las mujeres lo hacemos mejor.


Durante años he admirado a las mujeres que aseguraban tener el equilibrio perfecto entre la vida laboral y la personal y he soñado en cómo emularlas. En realidad, ¿cómo podían estas madres trabajadoras, tal y como las presentaban los medios de comunicación, tener una energía tan infinita? ¿Cómo lo hacían todo?


Ahora, como socia de una empresa de capital de riesgo, soy la que responde a esa pregunta en cada panel y podcast, normalmente con otra pregunta: "¿Realmente lo estoy haciendo todo?"


Esta pregunta implica que "hacerlo todo" significa que lo hemos logrado todo y que lo tenemos todo resuelto cuando, en realidad, hay muchos momentos en los que podemos sentirnos como una mala colega, una mala madre, una mala hermana o una mala amiga porque simplemente no podemos ser todo para todos todo el tiempo.


El hecho de haber sido gimnasta de competencia, me ayudó a entender que el equilibrio consiste esencialmente en que los músculos opuestos se contraigan y relajen para crear la ilusión de equilibrio. El equilibrio es en realidad el acto de estar desequilibrado.


Las mujeres son las mejores en esto porque lo conseguimos; entendemos cómo llevarlo todo. Tomamos la mayoría de las decisiones sanitarias para nuestras familias. Somos las portadoras de la vida. Las mujeres entienden el beneficio de la incertidumbre y eso nos ha hecho mejores inversionistas. Muchas mujeres exitosas en el campo del capital de riesgo comparten un tema consistente: Todos estamos aprendiendo. Cada día se trata de hacer concesiones y encontrar consuelo en el hecho de haber tomado una decisión. Está bien no tener todas las respuestas. De hecho, es la piedra angular de una carrera en el mundo del emprendimiento: utilizar datos asimétricos para tomar decisiones informadas.


El capital de riesgo es un caos medido. Siempre ocurre algo nuevo, y la capacidad de adaptarse sobre la marcha es un requisito fundamental del trabajo. En el sector del capital de riesgo, lo que importa no es la frecuencia de los aciertos, sino la magnitud. El trabajo consiste en perfeccionar el pensamiento una y otra vez y luego cribar miles de ideas para encontrar la más acertada.


Esto es más frecuente en el ámbito de la salud, un sector notoriamente anticuado y opaco en el que está en juego la toma de decisiones informadas con varias incógnitas. La voluntad de enfrentarse al status quo en áreas en las que el sistema no funciona eficazmente es la razón por la que me dediqué a la inversión en la salud.


Al igual que con la maternidad, te pierdes por completo en el frenesí y la emoción del nacimiento de los hijos y las noches de insomnio, y luego debes encontrar el camino de vuelta a ti misma. Mi carrera en el ámbito del capital de riesgo comenzó sin hijos. Hoy, me acompañan dos niños maravillosamente locos con otro bebé en camino. Lo que antes era un calendario lleno de horas felices, conferencias y eventos de networking, ahora está lleno de estrictos bloqueos, fatiga por el zoom y compensaciones constantes. Tras dos años de pandemia mundial, me pregunto si estoy prosperando o simplemente sobreviviendo.


No soy la única. Para la mayoría de los padres que trabajan, compaginar los retos del cuidado de los niños con las responsabilidades laborales, incluso cuando no se trata de una pandemia, pasa factura. Aunque la carga debería recaer en ambos padres, las mujeres trabajadoras tienen un 28% más de probabilidades de sufrir agotamiento que los padres. La pandemia hizo que millones de mujeres abandonaran la fuerza laboral y perdieran 32 años de progreso de la noche a la mañana: el porcentaje de mujeres estadounidenses que trabajan es el más bajo desde 1988.


Personalmente, estoy aceptando el desequilibrio y la fricción. Toda nuestra idea de equilibrio es poco realista, y ningún día o momento individual será verdaderamente equilibrado. Algunos días me apoyaré demasiado en el trabajo. Otros días, me concentraré en mis hijos. Cada día es un viaje y estoy 100% aquí para ello.


El equilibrio a menudo puede ser el medio, en el limbo, que la mayoría de la gente cree que es la peor posición en la que estar. Estamos escalando constantemente, esforzándonos constantemente y recordándonos sin cesar que debemos recompensar el viaje en lugar del destino.


Comenzar una empresa requiere adaptabilidad: todos los mejores directores ejecutivos tienen esto en común. Resulta que ser un padre que trabaja no es tan diferente. La vida se trata de hacer concesiones y poder hacerlo todo, pero tal vez no simultáneamente.


A todas mis compañeras madres trabajadoras: ¡Manténganse desequilibradas!


Alyssa Jaffee es socia de 7wireVentures.


Escrito por: Alyssa Jaffee para Fortune

Artículo original: https://fortune-com.cdn.ampproject.org/c/s/fortune.com/2022/03/07/stop-asking-women-how-we-manage-work-life-balance-careers-motherhood-success-alyssa-jaffee/amp/

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square