Mujeres y Liderazgo 2018

Amplias brechas de género y disparidades en las opiniones sobre el estado del liderazgo femenino y los obstáculos que enfrentan las mujeres.


Dos años después de que Hillary Clinton se convirtiera en la primera mujer en ganar la nominación presidencial de un importante partido político de los Estados Unidos, con un número récord de mujeres postulando para el Congreso en 2018; la mayoría de los estadounidenses expone que les gustaría ver a más mujeres en posiciones de liderazgo. No solo en política, sino también en el mundo corporativo. El público es escéptico de que el país alguna vez logrará la igualdad de género en la política o en los negocios.

Los republicanos y los demócratas tienen puntos de vista muy diferentes sobre la situación actual y los factores que frenan a las mujeres. Los demócratas y los independientes de tendencia demócrata, evalúan el doble de posibilidades que los republicanos y aquellos que se inclinan por los republicanos; a decir que hay muy pocas mujeres en altos cargos políticos (79% frente a 33%). Mientras que el 64% de los demócratas dice que la discriminación de género es una de las principales razones por las que las mujeres están poco representadas en estos cargos, solo el 30% de los republicanos aseguran lo mismo.


También hay grandes brechas de género en las opiniones sobre las mujeres en el liderazgo. Aproximadamente siete de cada diez mujeres dicen que hay muy pocas mujeres en altos cargos políticos y en altos cargos de ejecutivos, dicen que una de las razones principales es que tienen que hacer más para demostrar su valor, aproximadamente seis de cada diez mujeres dicen que la discriminación de género es un obstáculo importante para el liderazgo femenino en cada uno de estos reinos; alrededor de la mitad de los hombres dicen lo mismo.


A pesar del aumento de candidatas este año, las mujeres tienen cada vez más dudas de que las votantes estén listas para elegir a más líderes femeninas (57%). En comparación con el 41% en 2014. Los hombres no visibilizan esta probabilidad como gran impedimento (32%).

La encuesta también encuentra que los estadounidenses consideran en gran medida a hombres y mujeres con igualdad de capacidades cuando se trata de algunas cualidades y comportamientos clave y esenciales para el liderazgo, incluso la mayoría (57%) dice que los hombres y mujeres que ocupan los primeros puestos en negocios y política tienden a tener diferentes estilos de liderazgo. De quienes aseveran esta condición, el 62% dice que ninguno de los dos es mejor, mientras que el 22% dice que las mujeres generalmente poseen el mejor enfoque y el 15% dice que los hombres lo tienen.


Sin embargo, hay áreas que el público considera a las líderes femeninas con ventajas tanto en los negocios como en la política; afirman que las mujeres son mejores que los hombres cuando se trata de ser compasivas y comprensivas, grupos considerables dicen que las mujeres son mejores para hacer compromisos y defender lo que creen. Del mismo modo, más adultos dicen que las líderes políticas femeninas se desenvuelven como mejores modelos para los niños (41%) y mantener un tono de civismo y respeto (34%) comparado con líderes hombres. En cada uno de estos casos, solo uno de cada diez o menos da a los hombres la ventaja. Los líderes masculinos son vistos como mejores que sus contrapartes femeninas cuando se trata de la voluntad de asumir riesgos; alrededor de cuatro de cada diez dicen que los hombres en altos cargos ejecutivos y políticos son mejores que las mujeres en este sentido.


Mirando específicamente al liderazgo corporativo, el 43% dice que las mujeres son mejores para crear un lugar de trabajo seguro y respetuoso; El 52% dice que no hay diferencia, mientras que el 5% dice que los hombres son mejores en esto.


Mientras la mayoría dice que no hay diferencia entre los líderes masculinos y femeninos cuando se trata de valorar a personas de diferentes orígenes, considerando: el impacto de las decisiones comerciales en la sociedad, brindando orientación y asesoría a los empleados jóvenes, proponiendo salarios justos y buenos beneficios. Quienes ven una diferencia tienden aventajar a la mujer. En general, el público ve beneficios para el liderazgo femenino. Las mayorías dicen que tener más mujeres en los primeros puestos en los negocios y el gobierno mejoraría la calidad de vida al menos en parte para todos los estadounidenses (69%) y para mujeres (77%) y hombres (57%) específicamente.


Dos tercios de las mujeres dicen que tener más líderes femeninas mejoraría la calidad de vida de los hombres al menos un poco, en comparación con el 47% de los hombres. Ambos grupos dicen que esto mejoraría la calidad de vida de todos los estadounidenses, las mujeres tienen muchas más probabilidades que los hombres de decir que este es el caso (78% frente a 59%).

La encuesta representativa a nivel nacional de 4,587 adultos se realizó en línea del 19 de junio al 2 de julio de 2018, con el apoyo de Pivotal Ventures, utilizando el American Trends Panel del Pew Research Center´s.


  • Las brechas de género en las opiniones de las mujeres en el liderazgo son particularmente amplias entre los republicanos.



Hay brechas significativas en la proporción de mujeres y hombres demócratas que apuntan a que no se alienta a las mujeres a ser líderes desde una edad temprana (63% de las mujeres frente al 42% de los hombres), el acoso sexual (56% contra 41%); son grandes obstáculos para las mujeres en la política.



  • Las mujeres más jóvenes están menos satisfechas, que las mujeres mayores, con la cantidad de mujeres líderes y es más probable percibir discriminación de género como un obstáculo importante para alcanzar las primeras posiciones.


La brecha de edad entre las mujeres también es considerable cuando se trata de opiniones sobre el papel que juega la discriminación de género en la representación insuficiente de las mujeres en la política y negocios.


  • Cerca de la mitad de los estadounidenses quieren paridad de género en el liderazgo político y empresarial; pocos quieren que las mujeres superen a los hombres.



Sin embargo, muchos estadounidenses se muestran escépticos de que las mujeres puedan superar los obstáculos que impiden alcanzar la igualdad de género en el liderazgo empresarial y político. Aproximadamente la mitad (48%) dice que los hombres continuarán ocupando más cargos políticos en el futuro, incluso mientras más mujeres se postulen para un cargo.


  • La mayoría de hombres y mujeres dicen que los hombres tienen un camino más fácil hacia las posiciones de liderazgo.


La mayoría dice que las mujeres que tienen que hacer más para demostrar su valor, siendo una barrera importante para el liderazgo femenino.



La mayoría de los estadounidenses dice que las mujeres y los hombres tienen diferentes estilos de liderazgo, pero pocos piensan que cualquier género tienen un mejor enfoque general. La mayoría de los estadounidenses (57%) piensa que los hombres y las mujeres que ocupan los primeros puestos en los negocios y la política son básicamente diferentes cuando se trata de sus estilos de liderazgo; El 43% dice que son básicamente lo mismo. Entre los que ven una diferencia entre hombres y mujeres en este aspecto, la mayoría (62%) no cree que ninguno de los dos géneros sea mejor; El 22% dice que las mujeres tienen un mejor enfoque y el 15% dice que los hombres lo tienen. Muchos ven a hombres y mujeres como iguales en cualidades de liderazgo clave, pero aquellos que ven una diferencia tienden a decir que las mujeres son más fuertes en la mayoría de las áreas.

La mayoría dice que las mujeres y los hombres son igualmente capaces de manejar áreas de políticas clave y dirigir compañías en todas las industrias Los estadounidenses solo ven pequeñas diferencias cuando se les pregunta sobre las habilidades de hombres y mujeres para dirigir diferentes tipos de empresas. Aun así, muchos en el público asocian algunas industrias más con un género que con el otro; Aproximadamente tres de cada diez adultos (31%) dicen que una mujer haría un mejor trabajo al dirigir una importante cadena minorista. Solo el 6% dice que lo haría mejor. El público tiende a dar aproximadamente el doble de probabilidades a una mujer para trabajar mejor al dirigir un hospital (19%) que un hombre (8%). Los hombres tienen una ventaja relativa cuando se trata de dirigir un equipo deportivo profesional: el 45% dice que un hombre haría un mejor trabajo en esto, mientras que el 2% dice que una mujer lo sería. El público no considera que ninguno de los dos géneros tenga una ventaja significativa sobre el otro en el manejo de varios problemas políticos clave. En cuanto a la inmigración, política de armas, economía y el déficit presupuestario, la mayoría de los estadounidenses dicen que no hay diferencia entre los líderes políticos masculinos y femeninos en sus capacidades. Y entre aquellos que sí ven una diferencia entre hombres y mujeres en estas áreas, las opiniones están bastante divididas. Sin embargo, hay dos excepciones. Con un margen de 42% a 4%, el público dice que las mujeres en política hacen un mejor trabajo en el manejo de temas sociales como la educación y la atención médica. El patrón opuesto es válido para lidiar con la seguridad nacional y la defensa: el 35% dice que los hombres son mejores en estos temas, mientras que el 6% apunta a las mujeres. Los estadounidenses tienen diferentes ideas sobre qué rasgos podrían ser útiles (o perjudiciales) para hombres y mujeres que buscan posiciones de liderazgo.


Las responsabilidades familiares son vistas como una barrera más para las mujeres en los negocios que en la política Los estadounidenses son más propensos a citar las responsabilidades familiares como una de las principales razones por las cuales no hay más mujeres en puestos de liderazgo (44%) y en los altos cargos políticos (36%), también tienen diferentes ideas de cómo tener hijos puede afectar a las mujeres en cada ámbito. Alrededor de la mitad del público (51%) dice que, en general, es mejor para una mujer que quiere alcanzar un alto cargo político tener hijos antes de ingresar a la política. El 26% dice que sería mejor esperar hasta que esté bien establecida en su carrera política, mientras que el 19% dice que sería mejor que una mujer que aspira un cargo más alto no tenga hijos. Cuando se les preguntó acerca de las mujeres que desean alcanzar un alto cargo ejecutivo en negocios, alrededor de una cuarta parte (23%) dicen que es mejor para ellas tener hijos al principio de su carrera, el 41% dice que es mejor esperar hasta que estén bien establecidas. y el 34% dice que es mejor para ellas no tener hijos en absoluto. Las mujeres son mucho más propensas a decir que los votantes no están listos para elegir a una mujer para un cargo más alto, comparando hace 4 años atrás. Ahora, el 57% de las mujeres dicen que esta es una de las razones principales por las que hay menos mujeres que hombres en altos cargos políticos; Hace cuatro años, aproximadamente cuatro de cada diez mujeres (41%) dijeron lo mismo. Entre los hombres, la proporción que menciona que los votantes no están listos para elegir a mujeres para cargos más altos como una de las razones principales se mantiene prácticamente sin cambios desde hace cuatro años (32% ahora y 31% en 2014). Muchos estadounidenses se muestran escépticos de que las mujeres puedan superar los obstáculos que les impiden alcanzar la igualdad de género en el liderazgo empresarial y político.


  • Muchos estadounidenses se muestran escépticos de que las mujeres puedan superar los obstáculos que les impiden alcanzar la paridad de género en el liderazgo empresarial y político.

Alrededor de la mitad de los estadounidenses (52%) dice que, a medida que más mujeres se postulan para cargos públicos, es solo cuestión de tiempo de que haya tantas mujeres como hombres en altos cargos políticos; una proporción similar (48%) dice que, aun cuando más mujeres se postulen para cargos públicos, los hombres continuarán ocupando más de estos puestos en el futuro. De manera similar, el 53% espera ver igualdad de género en los cargos de altos ejecutivos en los negocios a medida que más mujeres ocupen los puestos de gestión, mientras que el 46% dice que los hombres continuarán ocupando estos puestos en el futuro.

• La mayoría del público dice que tener más mujeres en posiciones de liderazgo en los negocios y la política mejoraría la vida de todos los estadounidenses.


Específicamente, de las mujeres y los hombres, al menos algunos, pero las partes relativamente pequeñas ven el potencial de un gran positivo impacto.


Aproximadamente siete de cada diez estadounidenses dicen que tener más mujeres en posiciones de liderazgo haría mucho (29%) o algo (40%) para mejorar la calidad de vida de todos los estadounidenses. Otros dicen que tener más mujeres en puestos de liderazgo no haría mucho (21%) o no haría nada (10%) para mejorar la vida de los estadounidenses.


Aproximadamente cuatro de cada diez mujeres (41%) dicen mejoraría la calidad de vida de las mujeres, en comparación con el 31% de los hombres que dicen lo mismo.

Entre demócratas y republicanos ahora dicen que un mayor número de mujeres líderes mejoraría la vida de las mujeres en América; Más de uno de cada tres estadounidenses (36%) en comparación con el 29% en 2014. La mayor parte de ese cambio provino de hombres demócratas.


Articulo publicado por : Pew Research Center (2018)

Traducido y sintetizado por: Women For Women Ec

Link del artículo general: http://www.pewsocialtrends.org/2018/09/20/women-and-leadership-2018/

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square