Ver para creer: Las modelos a seguir femeninas inspiran a las niñas a pensar en grande

¿Cómo se ve un científico?


Cuando hace 50 años se llevó a cabo por primera vez el estudio "Dibuja un científico" (DAST) con alumnos de primaria de EE.UU. y Canadá, sólo veintiocho de los 5.000 estudiantes (el 0,06%) dibujaron a una mujer científica. Se podría decir que es un reflejo de la época.


Cuando se repitió con una cohorte similar de estudiantes estadounidenses en 2018, el 24% de los alumnos dibujó una mujer científica. ¿Progreso? Claro, pero los resultados apuntan a lo arraigados que siguen estando los estereotipos restrictivos de los roles de género para las mujeres y, más aún, a lo vital que es aumentar la visibilidad de los modelos femeninos para niñas y mujeres, en particular las que triunfan en campos dominados por los hombres durante mucho tiempo.



Los modelos de conducta son importantes, sobre todo para las mujeres.


Las investigaciones demuestran que los modelos de conducta tienen un beneficio mayor para las mujeres debido a los prejuicios de género, las barreras institucionales y los estereotipos negativos con los que las mujeres han tenido que lidiar durante mucho tiempo en una amplia gama de ámbitos profesionales.


En resumen, ver para creer.


Como escribió la Dra. Nina Ansary en Anonymous Is A Woman, una convincente crónica sobre la desigualdad de género en el mundo que presenta a mujeres extraordinarias a lo largo de la historia cuyos nombres probablemente nunca hayas oído (¡pero deberías hacerlo!), "es difícil ser lo que no podemos ver". De hecho, muchas de las estadísticas de este artículo proceden de la profunda investigación de la Dra. Ansary sobre la desigualdad global de género, pasada y presente.


La investigación del Dr. Ansary coincide con mi experiencia personal. Al crecer en una pequeña granja lechera de la Australia rural, mis ambiciones no iban más allá del prado. Ninguno de mis padres había terminado el instituto y, hasta que fui a la universidad (la primera de mi familia en hacerlo), nunca había conocido a una mujer que hubiera terminado la universidad, y mucho menos que hubiera seguido una carrera profesional.


Mirando hacia atrás, a veces me pregunto qué elecciones diferentes podría haber hecho en mis primeros años de adulta si hubiera estado más cerca de modelos femeninos fuertes. Como demuestran las investigaciones, el hecho de no poder ver a otras mujeres que parecen y actúan como ellas triunfando en áreas que les interesan - sobre todo en el campo de las ciencias, la tecnología y la ingeniería (STEM) y la política- desanima a las chicas a seguir esas carreras.


Por otro lado, cuando las chicas pueden ver fácilmente a las mujeres ascendiendo, en sus términos, eso estimula sus ambiciones. Por ejemplo, las estudiantes tienen más probabilidades de elegir una especialidad en STEM (ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas) cuando se les asigna una profesora en lugar de un profesor.


Las investigaciones demuestran que los modelos de conducta tienen tres beneficios fundamentales para las mujeres:

  • las modelos a seguir de conducta representan y amplían lo que es posible

  • las modelos a seguir de conducta inspiran a las mujeres a ser más ambiciosas y a apuntar más alto

  • las modelos a seguir de conducta demuestran la mentalidad y los comportamientos de cómo ascender

El impacto desproporcionado de la pandemia del COVID en las mujeres (la participación de las mujeres de 25 a 54 años en la población activa de EE.UU. descendió al 74,2% en septiembre) debería ser un canto de sirena en todo el mundo. Por eso, mientras celebramos este domingo el Día Internacional de la Niña, he aquí seis maneras de aprovechar y magnificar el impacto de los modelos de conducta para capacitar a más mujeres jóvenes (y quizá a algunas no tan jóvenes) para desafiar las normas sociales, los estereotipos y los prejuicios que han reprimido durante demasiado tiempo el potencial de la mitad de la población mundial.


Destacar a más mujeres, pasadas y presentes

De las 200 mejores universidades del mundo, solo 34 (el 17%) estaban dirigidas por mujeres en 2019. Y si entras en las bibliotecas de esas universidades, buscarás con ahínco historias de mujeres ejerciendo el poder y haciendo historia. De hecho, como señala la doctora Ansary en su libro, las mujeres solo ocupan el 0,5% de los libros de historia.


No es de extrañar que cuando las científicas Jennifer Doudna y Emmanuelle Charpentier ganaron el Premio Nobel de Química de 2020 esta semana fuera noticia. De las 904 personas galardonadas con el Premio Nobel entre 1901 y 1918, sólo 51 (menos del 6%) fueron mujeres (una de las muchas estadísticas convincentes de Anonymous Is A Woman).


Con estadísticas como ésta, no es de extrañar que nuestro modelo mental de poder sea intrínsecamente masculino. El efecto dominó de la escasez de modelos femeninos visibles -pasados y presentes- no sólo influye en nuestras creencias sobre la capacidad de las mujeres para ascender o ejercer el poder hoy, sino en lo que proyectamos para las mujeres en el futuro.


La Dra. Ansary, campeona mundial de ONU Mujeres, compartió conmigo que aumentar la visibilidad de las mujeres en todos los ámbitos es vital para empoderar a las mujeres y lograr la paridad de género. "Hace falta una acumulación de modelos de conducta -ejemplos de la vida real de lo que las niñas y las mujeres pueden hacer si se les da la oportunidad- para cambiar actitudes arraigadas".


Destacar a más mujeres que triunfan en sus condiciones

Si eres una mujer trabajadora que ha luchado alguna vez contra el sentimiento de culpa de las madres (como yo), sabrás muy bien que las mujeres tienen que enfrentarse a una mayor complejidad de expectativas y presiones sociales conflictivas que los hombres. Durante la investigación de mi tesis, las mujeres líderes citaron el impacto de tener modelos femeninos fuertes que triunfen en sus términos -mujeres que demuestren la capacidad de gestionar las responsabilidades de la carrera y la familia- con autenticidad y sin disculparse.


Del mismo modo, los ejemplos de mujeres que han enfocado su carrera como una matriz en lugar de una escalera ayudan a las mujeres más jóvenes a pensar de forma más lateral cuando navegan por su propia trayectoria profesional. Saber que no hay un solo camino lineal para avanzar puede ser liberador y fortalecedor.


Destacar a las mujeres que asumen riesgos y se atreven a fracasar

Las mujeres tienden a subestimar sus capacidades más que los hombres, lo que reduce su confianza y hace que sean menos propensas a presentarse a puestos de trabajo hasta que se sientan 100% preparadas. Como Kathy Calvin, ex directora general y presidenta de la Fundación de las Naciones Unidas, compartió conmigo en mi podcast Live Brave: "Las mujeres nos retenemos. Pensamos que no tenemos suficiente experiencia cuando en realidad sí la tenemos".


Escuchar historias de mujeres que inician negocios o asumen riesgos profesionales antes de sentirse plenamente preparadas puede animar a otras mujeres a respaldarse más y dar un "salto de fe" en sí mismas. Asimismo, cuando las mujeres ven a otras mujeres abrazando con confianza sus fortalezas femeninas únicas y desafiando los estereotipos, se animan a hablar con más confianza, a pedir lo que quieren o a decir no a lo que no quieren.


Celebrar a las mujeres que cuidan y toman las riendas


Un estudio realizado en 29 países reveló que las hijas cuyas madres ejercían una profesión tenían 1,21 veces más probabilidades de tener mayores ingresos anuales. Esto se debe en parte a que las madres, más que los padres, son los modelos más influyentes para las hijas. También se ha comprobado que tener una madre trabajadora mejora los estereotipos de género "piensa en un directivo, piensa en un hombre" que alimentan el síndrome del impostor, hacen que las mujeres se sientan menos cómodas con el poder y sean más reticentes a verse como futuras líderes.


Diversificar los modelos de conducta para optimizar la relacionabilidad

No todas las mujeres aspiran a ser directoras generales o a entrar en política. No a todas las mujeres les gusta disfrazarse o trazar un camino lineal. Necesitamos una diversidad de modelos de conducta, con diferentes estilos, historias, personalidades y perspectivas. Porque seamos sinceros, no todas las mujeres llegan a la cima y no todas las mujeres aspiran a ello.


Mi hija asiste a una universidad exclusivamente femenina. Fuera de COVID, su universidad invita regularmente a mujeres inspiradoras y a antiguas alumnas (incluyendo a su ídolo/modelo definitivo, Gretta Gerwig, en cuyos pasos le encantaría seguir). Sin embargo, las mujeres que más le han impactado han sido las que están unos años por delante de ella y menos alejadas de su realidad actual.


Destacar sólo a las mujeres que han llegado a la dirección, han ganado el Oscar o han creado un negocio de mil millones de dólares puede ser contraproducente si se percibe que están inalcanzablemente adelantadas. La diversidad importa, en todas sus formas.


Más mujeres deben dar un paso adelante y ser el modelo a seguir que desearían tener


Sheryl Sandberg aconsejó una vez a las mujeres que aceptaran cualquier invitación, independientemente de la razón por la que fueran invitadas, y que la utilizaran como una oportunidad para defender a otras mujeres para que "se inclinaran". Sin embargo, en mi trabajo con mujeres líderes, me encuentro con muchas que son reticentes a ser consideradas como un "modelo a seguir". Las mujeres son propensas a menospreciarse a sí mismas y a descartar su éxito, y argumentan sus deficiencias, lo que aún tienen que lograr. Conozco muy bien esa sensación. Sin embargo, como escribí en una columna anterior sobre la tutoría de las mujeres, incluso las mujeres que están muy lejos de la cima del tótem siguen teniendo una valiosa sabiduría que ofrecer a las que están unos pocos años o peldaños por detrás de ellas.


Así que si eres una mujer que está leyendo esto, te animo a que seas el modelo que desearías haber tenido cuando estabas empezando.


Si te piden que seas mentora, di que sí.


Si te piden que te entrevisten, di que sí.


Si te piden que formes parte de un panel, di que sí (e invita a otra mujer a que te acompañe).


Tu historia puede inspirar a una mujer joven a dar un salto de fe en sí misma que nunca daría de otro modo.


Aunque la pandemia del COVID ha afectado de forma desproporcionada a las mujeres, también ha puesto de manifiesto los puntos fuertes que las mujeres aportan a las mesas de liderazgo y ha reforzado las investigaciones que demuestran que la diversidad de género -en los equipos y en las mesas de toma de decisiones- conduce a mejores resultados para todas las partes interesadas.


Teni

endo en cuenta la reciente estimación de McKinsey de que la paridad de género añadiría 12 billones de dólares a la economía mundial en 2025, hay razones de peso para no solo destacar los modelos femeninos, sino para impulsar más oportunidades para que otras mujeres se unan a ellos.


Como compartió conmigo la Dra. Ansary, "Rectificar los errores del pasado y barrer los estragos de esta pandemia requiere dejar de lado las diferencias, la colaboración colectiva y volver a nuestros valores fundamentales y a nuestra humanidad compartida".


Del mismo modo, para hacer frente a los retos del siglo XXI será necesario aprovechar el potencial no realizado de todas las mujeres, en todo el mundo, aportando toda su cuota de talento y fuerza de liderazgo a todos los lugares donde se toman las decisiones.



Artículo escrito por: Dr. Margie Warrell


Artículo original: https://www.forbes.com/sites/margiewarrell/2020/10/09/seeing-is-believing-female-role-models-inspire-girls-to-rise/?sh=43d27ced7bf9

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square