Qué pueden hacer las organizaciones para apoyar a las víctimas del abuso doméstico

Puede que la pandemia haya sido un catalizador para que las organizaciones empiecen a mantener conversaciones más significativas sobre la salud mental y el bienestar, pero hay un tema que ha permanecido llamativamente ausente: la violencia y el abuso doméstico.



El tema es tabú incluso en entornos sociales, por lo que no es de extrañar que las empresas no quieran involucrarse en un asunto percibido como tan "privado". Ahí es donde radica gran parte del reto, porque hay muy pocas cosas sobre el abuso doméstico que sean privadas para los supervivientes. Teniendo en cuenta que una de cada cuatro mujeres y uno de cada diez hombres sufrirán violencia doméstica a lo largo de su vida, es poco probable que la gran mayoría de los empleados no se hayan encontrado con un compañero de trabajo, un familiar o un amigo que sea un superviviente. Además, los malos tratos rara vez permanecen tras las puertas cerradas del hogar.



La violencia doméstica y sus efectos pueden afectar al lugar de trabajo. El lugar de trabajo puede ser el único espacio seguro donde los supervivientes pueden encontrar apoyo o asesoramiento. Hay razones de peso para que las organizaciones tomen medidas más proactivas contra la violencia doméstica. Se calcula que el impacto de la violencia doméstica supone la pérdida de días de trabajo remunerados equivalentes a 32.114 puestos de trabajo a tiempo completo cada año en EE.UU. Los líderes tienen el deber de cuidar de sus empleados creando y manteniendo entornos de trabajo seguros, lo que se aplica independientemente de si el empleado está en el lugar, en la oficina o trabajando desde casa.



Existe el precedente de otros casos, como el duelo, la educación o la paternidad inminente, para que las organizaciones acepten que los empleados se vean afectados por circunstancias personales. Hacemos concesiones para apoyar esas situaciones de manera que no impidan que los empleados puedan encontrar o mantener un empleo. Más allá de ser lo correcto, con un número récord de vacantes y la guerra por el talento en pleno apogeo, las empresas simplemente no pueden permitirse el lujo de no hacer estos ajustes para retener una fuerza de trabajo comprometida. En los casos de maltrato doméstico, los empleados pueden tener miedo de pedir prestaciones, temiendo que no se les crea o que se les juzgue por "no irse" o cualquier otra respuesta simplista al maltrato.


¿Qué pueden hacer las empresas para que el apoyo al maltrato y la violencia doméstica salga de sus notas a pie de página de la campaña de bienestar de este año?


Basándome en mi experiencia, he aquí algunos puntos de partida:


  • Repasar los aspectos básicos, como la política y la formación.


  • Varias organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro ofrecen orientación práctica a las empresas sobre la violencia doméstica. Otras disponen de conjuntos de herramientas en línea para empleadores que ofrecen ejemplos de políticas "modelo" para ayudar a los empleadores a redactar las suyas propias y a actualizar las de otros, de modo que todas sean coherentes en su lenguaje y sus medidas.


  • Desarrollar una orientación clara sobre el apoyo al que tienen acceso los empleados en relación con el impacto del abuso (es decir, el abuso doméstico físico, psicológico, tecnológico o económico) y las medidas que pueden tomarse si el abuso se extiende al lugar de trabajo. Esto dará a los empleados más confianza a la hora de hablar de su situación con un jefe, un profesional de RRHH o un representante sindical.


  • Ofrecer una formación visible y accesible a las personas en las que los empleados suelen confiar también puede contribuir a reforzar su creencia de que la organización quiere ayudarles y de que está tomando medidas para hacerlo.


  • Invitar a los hombres de la empresa a participar activamente en la búsqueda y mantenimiento de soluciones.



La violencia doméstica es compleja y afecta a todos los géneros. Las mujeres son las que más a menudo sobreviven a esta forma de violencia, pero no deben ser las únicas que trabajen para encontrar soluciones. Los hombres también experimentan la violencia doméstica y deben ser incluidos en la conversación. Las organizaciones tienen una oportunidad única de reunir a pequeños grupos de hombres para hablar de la violencia doméstica como supervivientes o como amigos, hermanos, padres, etc. preocupados. Los líderes pueden utilizar la información reunida para ayudar a informar sobre las opciones de apoyo disponibles para los empleados.


Aumente la concienciación asegurándose de que se habla de la violencia doméstica sin juzgarla. Se puede aumentar la concienciación en una variedad de contextos, desde reuniones ejecutivas, sesiones de salud y seguridad, ayuntamientos, en la intranet y en cualquier otro foro o plataforma apropiada que se utilice para la información importante. A diferencia de muchas iniciativas de la empresa, los esfuerzos de concienciación tampoco deben centrarse únicamente en lo que hace la propia empresa.



Es fundamental remitir a los empleados a organizaciones benéficas, grupos de apoyo y otras vías de derivación para obtener apoyo. Los líderes también deberían considerar cómo aprovechar el impulso de la transformación digital para fomentar la concienciación sobre la violencia doméstica. Por ejemplo, la Fundación Vodafone creó un caso de uso de esto con su aplicación Bright Sky, que permite a los usuarios localizar apoyo en su área, por código postal o en su ubicación actual.



En todos los aspectos, la cambiante demografía de los empleados espera más de su empleador. Las organizaciones que responden a algunas de estas demandas con promesas de avanzar en la equidad y representación económica y de género en sus organizaciones deberían tomar nota. Como pueden atestiguar muchos de los que se burlaron y ridiculizaron en las redes sociales por intentar beneficiarse del movimiento Black Lives Matter, por ejemplo, sin hacer ningún cambio interno real, la gente se dará cuenta cuando las promesas no vayan seguidas de acciones.



Sin una estrategia, una política y un plan claros para hacer frente a la violencia doméstica, las organizaciones ni siquiera están haciendo lo básico para mantener a más supervivientes en la plantilla, y mucho menos para mantenerlas seguras en el trabajo.


Artículo Original: https://www.forbes.com


Escrito por: Bontle Senne

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square