Por qué la pandemia está expulsando a las mujeres de la fuerza laboral



A principios de este mes, la Oficina de Estadísticas Laborales publicó su informe de empleo de septiembre, que mostró que las mujeres han optado por dejar la fuerza laboral en cantidades asombrosas: mientras que unos doscientos dieciséis mil hombres abandonaron la fuerza laboral ese mes, unas cuatro veces más muchas mujeres tomaron la misma decisión. Aunque las cifras de septiembre son particularmente crudas, son consistentes con las tendencias que se han registrado desde marzo. A diferencia de la mayoría de las recesiones económicas, la recesión causada por la pandemia de coronavirus ha provocado mayores pérdidas de empleo para las mujeres que para los hombres. La crisis del desempleo se ha visto agravada por el cierre de escuelas y guarderías, y las cargas resultantes de la prestación de cuidados han recaído desproporcionadamente sobre las mujeres.


Recientemente hablé por teléfono con Betsey Stevenson, profesora de política pública y economía en la Universidad de Michigan, cuyo trabajo se centra en los problemas económicos que enfrentan las mujeres en la fuerza laboral. Stevenson también sirvió en el Consejo de Asesores Económicos del Presidente, en la Administración Obama. Durante nuestra conversación, que ha sido editada para mayor extensión y claridad, discutimos por qué las recesiones generalmente causan mayores tasas de desempleo entre los hombres, el costo económico y social del cuidado infantil inadecuado y lo que los últimos seis meses deberían enseñarnos sobre la licencia familiar remunerada.


¿Qué sabemos sobre cómo esta calamidad económica ha impactado a hombres y mujeres de manera diferente?


La pandemia ha afectado a las mujeres de manera diferente que a los hombres de múltiples formas. Al principio, realmente tuvimos un cierre por género, y eso se debió a que muchas de las industrias que despidieron a personas eran industrias donde las mujeres eran la mayoría de las trabajadoras. Mucha gente no se dió cuenta desde el principio, pero muchos trabajadores de la salud fueron despedidos porque no querían que las personas prestasen atención médica no esencial. Y, si pensamos en la educación y los servicios de salud del sector privado, el setenta y siete por ciento de los trabajos están ocupados por mujeres. Entonces, al comienzo de la recesión, vimos a muchas mujeres despedidas porque, como era de esperar, las mujeres hacen gran parte del trabajo presencial en la economía, el tipo de trabajo que no se puede hacer de forma remota.


Si nos fijamos en las personas que estaban empleadas en febrero, más de tres de cada diez mujeres que estaban empleadas en febrero tenían un tiempo en el que no estaban trabajando durante los siguientes tres meses, por lo que estaban desempleadas, en comparación con dos y medio de cada diez. hombres. Y vale la pena señalar que esto es realmente inusual en una recesión normal.


¿Cómo suelen romperse las recesiones en términos de género?


En una recesión normal, los hombres tienden a perder sus empleos primero porque tienden a trabajar en industrias más cíclicas, el tipo de industrias en las que, cuando la economía cae, nuestro deseo de realizar compras en esas industrias disminuye rápidamente. Entonces, si piensa en la última recesión, afectó a los trabajadores como los trabajadores de la construcción desde el principio, y a los servicios financieros desde el principio, y esas son industrias dominadas por los hombres. Pero cada recesión es diferente. Los auges económicos no mueren de vejez; algo tiene que matarlos. Creo que covid -19 realmente ilustró ese punto. Simplemente estábamos de acuerdo y, boom, algo lo mató. Esa cosa era covid -19.


Pero en el tipo de cosas que han causado recesiones en el pasado, lo tradicional es ver a los hombres perder sus trabajos primero. Y a veces veíamos a mujeres perder sus trabajos más tarde, que es lo que vimos en 2008, nunca en la misma medida. Pero, a medida que los gobiernos estatales y locales comienzan a despedir empleados, es más probable que las mujeres sean empleadas del gobierno. Entonces pierden la mayoría de esos trabajos, y eso sucedió más tarde en la recesión de 2008. De hecho, estuvo en marcha durante muchos, muchos años después de que terminó la recesión de 2008, mientras los gobiernos estatales y locales luchaban por recuperar su equilibrio financiero.


Entonces comenzamos esta conversación con lo que les sucedió a las mujeres. Sus industrias fueron las más afectadas desde el principio, y vimos que muchas de ellas fueron enviadas a casa. Eso es algo inusual. Ahora estamos viendo una segunda cosa que les está sucediendo a las mujeres que no es inusual: estamos comenzando a ver el despido de esas trabajadoras del gobierno estatal y local, y eso es desproporcionadamente a mujeres. Y luego, la tercera cosa en la que estoy seguro que estaba pensando, y sobre la que podemos hablar más, es este tema del cuidado infantil, y realmente estamos comenzando a ver que eso afecta a las mujeres.


Mi madre está involucrada en la defensa del cuidado infantil, por lo que estaría muy molesta si no se lo preguntara. ¿Cuál es exactamente el precio que el cuidado infantil ha tenido en las mujeres?


Creo que lo más impactante fue el gran descenso que vimos en septiembre en la participación de las mujeres en la fuerza laboral. Es difícil saber con certeza cuál es el costo del cuidado infantil, pero es como si hubiera un misterio por resolver, y tenemos un par de pistas sobre el rompecabezas. Y una cosa que apunta al costo del cuidado infantil es una encuesta que fue realizada en Northeastern, por Alicia Sasser Modestino, en julio. Encontró que el 13,3 por ciento de los padres que trabajaban habían perdido su trabajo o habían reducido sus horas debido a la falta de cuidado infantil, y que dos tercios de los padres que necesitaban cuidado infantil informaban tener dificultades para encontrarlo, que es un número que es el doble de lo que los padres informaron antes de la pandemia.


Mucho más recientemente, la Fed de Filadelfia informó en el Libro Beige que la mitad de los fabricantes dijeron que la falta de cuidado infantil era un impedimento para que los trabajadores regresaran. Y, de manera más general, escuchaban cada vez más de una variedad de empleadores que la falta de cuidado infantil era un problema para traer de regreso a todos sus trabajadores. Y luego creo que lo más discordante para mucha gente fue ver que la participación en la fuerza laboral de las mujeres mayores de veinte años cayó de 57.6 a 56.8 entre agosto y septiembre. Eso deshizo gran parte de la recuperación. Y esa disminución fue cuatro veces mayor que la que vimos para los hombres mayores de veinte años. Investigué un poco las edades, y creo que lo que potencialmente apunta a un problema con el cuidado infantil es que el declive se concentró realmente entre las mujeres de treinta y cinco a cuarenta y cuatro y las mujeres de cuarenta y cinco a cincuenta y cuatro.


Pero la disminución de agosto a septiembre entre esas mujeres de treinta y cinco a cuarenta y cuatro años fue de 75,2 a 73,6. Eso es una caída de más de un punto y medio en la participación de la fuerza laboral. Eso es enorme. Y el grupo de edad que tuvo la mayor disminución fue de treinta y cinco a cuarenta y cuatro. Y no me sorprende en absoluto, en el sentido de que las personas que realmente están luchando son las personas con niños pequeños y varios niños en casa. Son los padres que tienen un niño de cuatro años, uno de seis y uno de nueve, y esos niños están en casa y están tratando de ir a la escuela Zoom. Es realmente difícil. Incluso si ambos padres tuvieran la oportunidad de trabajar desde casa, eso es algo realmente difícil de manejar. Quiero asegurarme de enfatizar que ese es un tipo de dificultad, y luego hay otro tipo de dificultad, que son padres o madres solteras que tenían un trabajo en persona y no tenían cuidado de niños. El desafío de tomarse demasiado en serio este gran descenso que vimos en septiembre es que se trata de un mes de datos. Y siempre decimos: "Ah, no confíes tanto en eso, porque los datos son ruidosos y nos gusta ver patrones más largos". Pero, al mismo tiempo, eso es lo que tenemos. Y en septiembre sucedió algo real: los niños no volvieron a la escuela. La caída de septiembre fue realmente impactante. Si echa un vistazo a lo que consideramos mujeres en la "edad principal", mujeres que tienen entre veinticinco y cincuenta y cuatro años, personas que normalmente están en la fuerza laboral, hemos visto cómo su participación en la fuerza laboral cae a donde estaba. en los años ochenta y ahora está de regreso a donde estaba en 1991. Es un gran paso hacia atrás, y vale la pena señalar que, si nos fijamos en la recuperación que tuvimos en la participación en la fuerza laboral de los adultos en edad productiva durante el último boom, el que terminó en 2019, la mayor parte fue impulsada por la creciente participación de las mujeres en la fuerza laboral, no de los hombres. Así que vimos a las mujeres impulsando la recuperación, y ahora las mujeres tienen más educación que los hombres. Si nos fijamos en los datos anuales, para las mujeres con hijos menores de seis años, 2019 fue un récord histórico en su participación en la fuerza laboral. Y así estábamos en un lugar de enorme progreso. Y creo que el progreso corre un riesgo real en este momento. para las mujeres con hijos menores de seis años, 2019 fue un récord histórico en su participación en la fuerza laboral. Y así estábamos en un lugar de enorme progreso. Y creo que el progreso corre un riesgo real en este momento. para las mujeres con hijos menores de seis años, 2019 fue un récord histórico en su participación en la fuerza laboral. Y así estábamos en un lugar de enorme progreso. Y creo que el progreso corre un riesgo real en este momento.


Dado que usted dice que las pérdidas de esta recesión son diferentes a las de la mayoría de las recesiones, ¿qué tan efectiva fue la Ley cares y cómo se quedó corta?


Lo más importante que hizo la Ley cares fue estabilizar el gasto familiar. Así que vimos que el gasto de los hogares se desplomaba al comienzo de la pandemia, y no todo se debió a que el gobierno estatal y local cerraran las cosas; la gente estaba asustada y no salía a gastar tanto. Y también tenían miedo de lo que pudiera pasar con sus trabajos. Vimos cómo la gente recortaba enormemente sus gastos y la ley cares realmente detuvo lo peor de eso, porque puso dinero en manos de la gente. Y en mayo vimos que lo peor de la recesión había pasado, aunque lo peor de la pandemia aún no había ocurrido. Permitió a la gente pagar el alquiler, poner comida en la mesa y hacer algunos gastos que ayudaron a mantener a muchas personas empleadas y ayudaron a los empleadores a que muchas personas volvieran a trabajar.

Y también proporcionó un seguro de desempleo para las personas que habían perdido su trabajo.


Entonces, por supuesto, las mujeres, como las que tenían más probabilidades de perder sus trabajos, también tenían más probabilidades de beneficiarse de estos pagos de ayuda pandémica que se otorgaron a las personas que habían perdido sus trabajos. La ley cares lo hizo elegible para el seguro de desempleo si el cuidado de niños era la razón por la que no podía ir a trabajar, y amplió el número de personas que eran elegibles para el seguro de desempleo, cubriendo a personas que tradicionalmente son contratistas independientes. Y luego las personas que quizás no hubieran tenido un historial de ingresos salariales lo suficientemente grande como para calificar para el seguro de desempleo antes también eran elegibles. Entonces, una mujer que tal vez había trabajado a tiempo parcial y, en circunstancias normales, no habría sido elegible para el seguro de desempleo, se convirtió en elegible. Lo que hizo la ley fue ayudar a respaldar los gastos y ayudar a los empleadores a mantener a las personas en nómina.


Lo que la Ley cares realmente no abordó fue ayudar a apoyar a los centros de cuidado infantil que estaban experimentando un aumento masivo en los costos con ingresos decrecientes y la necesidad de hacer algunas inversiones en infraestructura, si iban a hacer ajustes físicos para asegurarse de que podría traer a los niños a salvo al interior. Simplemente no proporcionó suficiente dinero para eso. Lo que más me llamó la atención de cares es que cuando el Congreso cree que una industria está amenazada, sabe cómo actuar para ayudar a esa industria. Y los vimos hacer eso con las aerolíneas. Y, sin embargo, si nos fijamos en lo que hizo el Congreso, le dieron más dinero a Delta Air Lines, una aerolínea, que a todo el sector del cuidado infantil. Así que se trata de que ellos digan cuáles son sus prioridades. Y creo que lo que he estado tratando de hacer desde la Ley cares es señalar que una economía moderna necesita cuidado de niños tanto, tal vez incluso más, que estas aerolíneas. Y, por lo tanto, debería ser una de nuestras primeras prioridades en términos de apoyo a la industria.


Correcto, es increíblemente importante para los niños y necesario en sus propios términos. Y, por todas las razones que está diciendo, también afecta la capacidad de hacer que la economía funcione en todos los demás sentidos.


Si, absolutamente. Cada estudio sobre educación infantil de alta calidad muestra que cada dólar en el que gasta el gobierno termina generando muchos dólares a cambio del gobierno federal. Y eso se debe a que los beneficios son inmediatos para la familia, al permitir que los padres trabajen más, y los beneficios también son para los niños que tienen acceso a una atención e inversión de alta calidad, lo que tiende a conducir a una educación superior de por vida, un mayor empleo adultos, mayores ingresos y empleo como adultos. Y, por lo tanto, termina beneficiando a la sociedad durante las próximas décadas.


Y la otra cara de eso también es cierta. Ignorar a nuestros hijos acabará perjudicando a la sociedad durante las próximas décadas. Y hay varias formas en las que lo estamos haciendo en este momento. El sector del cuidado infantil está organizado de manera que hay muchos, muchos proveedores pequeños. Esta no es una industria lo suficientemente rentable para que puedan absorber fácilmente costos más altos y menores ingresos. Y tenemos muchos padres que, para empezar, apenas pueden pagar el cuidado de sus hijos y no van a poder pagarlo a precios más altos. Veremos empresas que tal vez dentro de seis meses o dentro de un año podrían operar de manera rentable, que no pueden hacerlo hasta entonces. Y ya tenemos muchos lugares en todo Estados Unidos donde también hay un acceso inadecuado al cuidado infantil. Y creo que es muy posible que si no hacemos nada al respecto, no solo afectará a las mujeres de hoy; alguna mujer va a tener un bebé dentro de un año y no podrá tener a su hijo. en el cuidado infantil, incluso si hubiera podido llevar a su hijo al cuidado infantil antes de la pandemia.

Habló de los trabajos del gobierno estatal y local, y que las mujeres representan más de la mitad de ellos. Esto es algo que los republicanos en general han estado de mal humor por querer financiar. Pero, ¿qué debería intentar lograr la próxima Ley cares en esta área?


Creo que es fundamental que el gobierno federal ayude a los gobiernos estatales y locales. Los estados tienen enmiendas de presupuesto equilibrado que les impiden pedir préstamos para pagar los gastos corrientes. Lo que eso significa es que cuando llega una gran recesión, generarán menos ingresos. Y eso es realmente cierto en esta recesión, porque la disminución de los viajes no se debe solo a que tengamos menos dinero; no vamos a conferencias por el riesgo de covid -19. Así que no van a tener las conferencias allí, que es una de las formas en las que generan ingresos.


Piensa en todas las diferentes formas en que los gobiernos estatales y locales recaudan ingresos, y esas fuentes de ingresos han disminuido. Tienen que recortar sus gastos en la misma cantidad en que caen sus ingresos, y las cosas en las que gastan son las cosas en las que queremos que gasten ahora mismo. Si vamos a tener estados con enmiendas de presupuesto equilibrado, tenemos que tener un gobierno federal que entre y ofrezca alivio fiscal durante una recesión al gobierno estatal y local.


El gobierno federal es el que puede pedir prestado y es el que mejor puede asumir ese tipo de deuda, y necesita ayudar a los estados. Este no es el momento de despedir a los profesores. Nuestros hijos van a necesitar más ayuda de nosotros que en un tiempo normal. Van a volver a la escuela, van a tener problemas de conducta en el salón de clases desde que están fuera de la escuela. Tendrán problemas de adaptación social y emocional por no haber estado cerca de sus compañeros. ¿Quién va a ayudar a ponerlos al día? ¿Quién ayudará a reunir a todos estos niños? Necesitamos más personas en el aula y en las escuelas, no menos. Y, sin embargo, estamos pidiendo a los estados que manejen esto por su cuenta, y la única forma de hacerlo es despedir a la gente. Y simplemente no podemos permitirnos eso como país. Tengo muy poca paciencia con el argumento de que este es un momento para dejar que los gobiernos estatales y locales sufran, porque somos nosotros los que sufriremos. Los gobiernos estatales y locales nos brindan importantes servicios a todos.


¿La pandemia ha cambiado su forma de pensar acerca de su campo de alguna manera?


Creo que lo que he aprendido es que hay muchas oportunidades para que hagamos las cosas de una mejor manera. Todos hemos descubierto que en realidad podemos trabajar de forma flexible. Y creo que nunca había considerado la idea de que se nos ofreciera un programa de licencia parental mucho más amplio. He participado en debates sobre la licencia parental remunerada durante más de una década. Y el debate siempre gira en torno a si deberíamos ofrecer seis semanas de licencia pagada u ocho semanas o doce semanas, y cuántas semanas pueden tolerar los empleadores. Y todos hemos hablado de ello como si estuvieras de licencia o no. Y ahora creo que deberíamos pensar en un mundo en el que tengamos vacaciones pagadas que luego se conviertan en flexibilidad salarial, de modo que no le esté pidiendo a alguien con un niño de ocho o doce semanas que necesariamente regrese. a la oficina cinco días a la semana.

Hemos visto que trabajar desde casa funciona. Por tanto, una política de licencia parental mucho más humana sería aquella que pasara de estar completamente de licencia a ser flexible y remota. Creo que la promesa de una mayor flexibilidad es mayor de lo que me había imaginado. Y creo que una de las cosas que aprendimos de esto es que tenemos que averiguar, como sociedad, cuáles serán nuestras normas. Así que ahora hay mucho espacio para nosotros.
 
Por más pesimista que parezca cuando se mira la cantidad de mujeres que han abandonado la fuerza laboral, o que están desempleadas en este momento, o que están luchando con el cuidado infantil, también hay muchas promesas. Llevamos cincuenta años hablando del cuidado infantil como si fuera un problema personal, y finalmente lo estamos hablando como un problema social y dándonos cuenta de lo importante que es para la sociedad. Y creo que estamos en la cúspide de repensar potencialmente cómo trabaja la gente, cómo cuidan a sus familias y qué tipo de apoyo quieren del gobierno. Así que creo que hay muchas cosas realmente buenas que podrían surgir de este tiempo, y deberíamos pensar de manera creativa y en nuevas soluciones. Creo que la pandemia nos está obligando a pensar mucho sobre estos temas de distribución y cómo cuidamos a las personas que se han visto muy afectadas. Y está proporcionando muchos experimentos y, con suerte, evidencia y las oportunidades para aprender cómo podemos hacer las cosas mejor, porque esta no será la última vez que veamos grandes fracciones de personas que se quedan sin empleo. Y esperamos poder gestionarlo mejor en el futuro.

Artículo escrito por: Isaac Chotine

Traducido por: The New Yorker

Artículo original: https://www.newyorker.com/news/q-and-a/why-the-pandemic-is-forcing-women-out-of-the-workforce?utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=Leaning+in+is+not+a+solo+sport&utm_campaign=LI+Newsletter%3A+Weekly+Wrap+Oct+23

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square