top of page

¿Cómo lograr la igualdad de género? 7 claves empresariales

 4 de marzo del 2024

Autor: Pacto Mundial ORG



Al ritmo actual, quedan 131 años para lograr la igualdad de género, sin embargo, las empresas pueden acelerar este proceso a través de acciones que logren el empoderamiento económico de las mujeres. Este 2024, el lema elegido para reivindicar el Día Internacional de la Mujer es “Invertir en las mujeres, acelerar el progreso”. Un objetivo que busca eliminar el déficit anual en la financiación de medidas para promover la igualdad de género, la cual asciende a aproximadamente 360.000 millones de dólares.


Y es que, el empoderamiento económico de las mujeres es fundamental para hacer realidad el ODS5: Igualdad de género de la Agenda 2030. Cuando las mujeres tienen las mismas oportunidades para aprender, ganar y liderar, todos ganamos, también las empresas. De hecho, éstas tienen un rol fundamental que desempeñar en esta meta a través de la puesta en marcha de medidas de representación paritaria, igualdad retributiva y de otras acciones enmarcadas en el desarrollo sostenible.


En este artículo, podrás sumergirte en 7 acciones clave para promover el empoderamiento económico femenino e impulsar la igualdad de género en tu empresa. ¡Sigue leyendo para descubrirlas!



1. Establecer objetivos de representación de mujeres

En España, según el INE en el año 2023, el porcentaje de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas del IBEX 35 es del 37,3%, 3,6 puntos superior al del año anterior. Esto nos da una visión de lo fundamental que es la actuación de las empresas en la promoción del liderazgo femenino. Para promoverlo, las empresas pueden establecer objetivos de representación de mujeres en los puestos de dirección y los consejos de administración. Para ayudarlas a hacerlo, en el Pacto Mundial de la ONU España contamos con el programa acelerador Target Gender Equality. A través de talleres prácticos, análisis de desempeño y aprendizaje entre iguales, esta iniciativa ayuda a las empresas tanto en el establecimiento de estos objetivos como de medidas para alcanzar la igualdad de género dentro de sus organizaciones.


2. Promover procesos de contratación y promoción sin sesgos de género

Promover procesos de contratación y promoción sin sesgos de género implica implementar prácticas que garanticen la igualdad de oportunidades para todos los candidatos, independientemente de su género. Esto incluye:


  • Revisar de descripciones de puestos de trabajo para asegurarse de que están redactadas de manera neutral.

  • Establecer criterios de selección objetivos basados en habilidades, competencias y experiencia relevantes para el puesto.

  • Realizar procesos de evaluación basados en méritos

  • Contar con comités de selección diversos en términos de género y experiencia para garantizar una evaluación imparcial de los candidatos.

  • Ofrecer programas de desarrollo equitativos, brindando acceso igualitario a programas de capacitación, mentoría y desarrollo de habilidades.

  • Hacer un seguimiento y análisis de datos desagregados por género en los procesos de contratación y promoción para identificar posibles brechas o sesgos y tomar medidas correctivas.

  • Proporcionar formación y sensibilización sobre sesgo de género a los responsables de la toma de decisiones en materia de contratación y promoción.


3. Ofrecer programas de desarrollo y capacitación para las mujeres

Ayudar a que las mujeres avancen también incluye dotarlas de las herramientas y el conocimiento necesarios para alcanzar su máximo potencial.

En concreto, los programas pueden incluir una variedad de actividades, como cursos de formación en habilidades técnicas y blandas, talleres de liderazgo o mentorías con líderes experimentados, entre otros. Pero, ante todo, es importante adaptar estos programas a las necesidades y aspiraciones específicas de las mujeres en la organización, brindando oportunidades para el desarrollo de competencias clave, la adquisición de nuevas habilidades y el fortalecimiento de la confianza y la autoestima profesional.


4. Promover políticas de salario justo y equidad salarial

La brecha salarial de género persiste como un desafío en España, situándose en el 19,89%. De continuar este ritmo, se tardarían 50 años en eliminar esta desigualdad salarial. Por ello, es vital implementar medidas que garanticen salarios equitativos para hombres y mujeres que desempeñen trabajos de igual valor.

Por ejemplo, en el caso del IBEX 35, las empresas cotizadas hacen un ejercicio de transparencia respecto a la remuneración de sus plantillas por sexo y aún más importante, establecen objetivos para fomentar la igualdad de retribución por un trabajo de igual valor.


5. Apostar por la conciliación laboral

De acuerdo con la última Encuesta de Estructura Salarial (2021) del INE, 7 de cada 10 personas que trabajan a tiempo parcial son mujeres, siendo las responsabilidades de cuidados la causa para el 16,5% de estas mujeres. Por ello, algunas estrategias efectivas para promover una mayor participación femenina en el mercado laboral implican facilitar la flexibilidad y conciliación laboral.

Por ejemplo, ofrecer horarios flexibles y teletrabajo o servicios de cuidado infantil asequibles pueden permitir a las mujeres equilibrar mejor sus responsabilidades familiares y laborales, lo que a su vez les brinda la oportunidad de mantener empleos de calidad mientras satisfacen sus necesidades personales.


6. Visibilizar el papel de la mujer en profesiones masculinizadas

Las profesiones masculinizadas son aquellas en las que predominan los hombres, mientras que las mujeres están subrepresentadas. Esta disparidad no solo limita las oportunidades laborales para las mujeres, sino que también perpetúa desigualdades económicas y sociales de género al relegarlas a roles tradicionalmente feminizados y menos valorados en términos de prestigio y remuneración. Por lo tanto, abordar el problema de las profesiones masculinizadas desde las empresas es fundamental para avanzar hacia la igualdad de género en el ámbito laboral y social.

En este sentido, las empresas pueden llevar a cabo campañas de sensibilización que destaquen y reconozcan públicamente a mujeres que hayan tenido éxito en profesiones masculinizadas para inspirar a otras y desafiar estereotipos de género.


7. Dirigir el flujo financiero hacia la igualdad de género

Invertir en mujeres, por supuesto, implica asignar recursos estratégicamente para promover oportunidades y empoderamiento femenino. Las empresas pueden colaborar en esta tarea invirtiendo en negocios emprendidos por mujeres, financiando programas de desarrollo y capacitación de mujeres, desarrollando productos financieros inclusivos o adoptando criterios de género en la toma de decisiones financieras, entre otras medidas.


ARTÍCULO PUBLICADO POR: Pacto Mundial ORG

Commenti


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
bottom of page