Por qué las niñas lideran en el aula, pero no en la sala de juntas

Samantha Walravens es autora y editora de TORN: True Stories of Kids, Career & the Conflict of Modern Motherhood, aclamado por el New York Times y coautora de Geek Girl Rising: Inside the Sisterhood Shaking Up Tech. Escribe sobre mujeres líderes, emprendedoras e innovadoras que están cambiando el mundo.


El nuevo curso de liderazgo diseñado por una ex consultora del Pentágono enseña a las niñas las habilidades que necesitan para liderar: determinación, resiliencia y confianza.

Siéntate quieto. Sigue las reglas. Sacar buenas notas.


Cuando observa los comportamientos que recompensan a los estudiantes en el aula, no sorprende que las niñas superen a sus compañeros masculinos en logros académicos. Los estudios muestran que las niñas obtienen calificaciones más altas que los niños en todos los niveles de grado y materias académicas y tienen una tasa de graduación de la escuela secundaria un 7% más alta . A nivel nacional, más del 57% de los asistentes a la universidad son mujeres.


Irónicamente, son estos mismos comportamientos los que favorecen a las niñas en la escuela (obediencia, perfeccionismo, agradar a las personas) los que retienen a las mujeres en el lugar de trabajo, dice Julie Carrier , directora ejecutiva de Girls Lead Worldwide y ex consultora de liderazgo en el Pentágono.


“Desde una edad temprana, las niñas a menudo son recompensadas por un comportamiento perfeccionista que agrada a la gente: estar calladas, sentarse quietas, no estropear”, explica. "Conecta esto a un entorno académico que recompensa a los niños según las calificaciones y los puntajes del SAT, y está creando una publicación de recompensa para las niñas que no funciona en el mundo real".


Carrier ha pasado años investigando la desconexión entre el éxito de las niñas en la escuela y su falta de puestos de liderazgo en el lugar de trabajo. El resultado es un nuevo plan de estudios que ella llama El Curso de Liderazgo , que enseña a las niñas de secundaria las habilidades del “mundo real” necesarias para tener éxito fuera del aula, incluida la resiliencia, la confianza y el trabajo en equipo.


El plan de estudios de cuatro años, que se está implementando en dieciséis escuelas secundarias en los Estados Unidos este año, está diseñado para desarrollar futuras líderes femeninas.


La Dra. Carol Kauffman, fundadora del Institute of Coaching de la Facultad de Medicina de Harvard y asesora del programa, dice que el "modus operandi" de las escuelas durante décadas ha sido "agitar a los estudiantes a través de los sistemas y hacerlos avanzar, lo cual es mucho más fácil que hacer si son obedientes ".


“Las niñas internalizan esta necesidad de obediencia y perfeccionismo mucho más que los niños”, continúa. “Los niños son como el teflón. Los criticas y rebota. Para las niñas, se adhiere como velcro ".


¿El resultado? A las niñas les va bien en la escuela, pero salen perdiendo en la sala de juntas.


"Estos enfoques académicos obsoletos les están haciendo un flaco favor a las niñas en un mundo que requiere que tengan agallas, resiliencia, un liderazgo fuerte y un sentido de sí mismas para tener éxito", explica Kaufmann. "Si queremos más CEO mujeres, estas son las habilidades que necesidad de enseñar ".


Reescribiendo la narrativa de la "niña buena"


Carrier sabe lo que es ser un estudiante perfeccionista y estresado.

"En la escuela secundaria, luché con una ansiedad paralizante", explica. "Tenía un trastorno del crecimiento y sentía que nunca valía nada".


Como muchas chicas, fue socializada para creer que su autoestima provenía de ser perfecta.


Dirigirse a las niñas durante la adolescencia y la adolescencia es fundamental, dice Carrier. Las investigaciones muestran que este es el momento en que la confianza de las niñas se desploma y surgen brechas de liderazgo. Se socializa a las niñas para que crean que "agradar es más importante que ser escuchadas" y "no hay lugar para el fracaso".


Como resultado, muchas mujeres y niñas se rinden o ni siquiera se ponen en juego, comportamientos que las ponen aún más en desventaja.


“Al reemplazar estas narrativas autodestructivas con narrativas empoderadoras, podemos cambiar la forma en que las niñas se ven a sí mismas desde el principio”, sugiere Carrier. “En el núcleo del Curso de Liderazgo está el mensaje para las niñas de que 'son dignas tal como lo son ahora. Tu voz importa y eres un líder '”.

Cerrando la brecha de confianza


El plan de estudios de Carrier, que se desarrolló en conjunto con profesores de Harvard, West Point y la Kellogg School of Management en Northwestern, así como otros expertos líderes en educación y expertos en desarrollo de liderazgo basado en género, tiene sus raíces en la neurociencia aplicada: específicamente, la idea que el cerebro del adolescente es muy maleable y que los comportamientos y las prácticas de creencias en los años más jóvenes se integran en su cerebro en la edad adulta.


“Enseñamos a las niñas que la confianza, como las matemáticas, las ciencias y la lectura, es una habilidad que se aprende que puede crecer con el tiempo”, explica Carrier. "No es algo con lo que naciste, que tienes o no tienes".


Este es un cambio de juego para muchas niñas. Ayuda a cambiar su narrativa de "No soy una persona segura" a "Como líder, puedo aumentar mi confianza cada vez que decido salir de mi zona de confort".


Parte de la construcción de la confianza requiere lo que Carrier llama "practicar el coraje". Eso no significa ser valiente. De hecho, es todo lo contrario. Significa abrazar el miedo.


“Muchas niñas y mujeres interpretan el miedo como una señal de que no están calificadas o no son capaces de desempeñar roles de liderazgo”, dice Carrier. "Las investigaciones muestran que las mujeres que son totalmente capaces se retiran de la carrera por trabajos y oportunidades debido al miedo, la duda o la falta de confianza en sí mismas".


Para reformular esta creencia, las niñas deben tener acceso a diversos modelos a seguir y participar activamente en actividades que las ayuden a conectar el miedo y el fracaso como experiencias comunes e importantes en el camino hacia los elogios y los logros.


Esto es importante porque "las niñas necesitan verlo así", explica Carrier:


“En una cultura llena de imágenes perfectas de mujeres, vidas en redes sociales perfectas e historias de éxito perfectas, las niñas pueden verse envueltas aún más profundamente en la trampa perfeccionista donde el miedo les impide actuar. Si bien las imágenes brillantes de atletas, astronautas y figuras políticas sonrientes son un paso en la dirección correcta, las niñas deben tener la oportunidad de aprender de la 'persona completa' y la 'historia completa', que a menudo es desordenada, llena de miedo y fracaso. , errores y contratiempos ".


En el Plan de estudios de liderazgo, los estudiantes analizan las historias complicadas y las historias ricas de mujeres excepcionales utilizando un conjunto intencional de criterios que incluyen el análisis de los desafíos que tuvieron que superar, los fracasos que tuvieron, lo que aprendieron y cómo lo lograron.


“Las niñas necesitan tener la oportunidad de comprender que muchos de los mejores líderes del mundo enfrentaron obstáculos increíbles, miedo y ansiedad, y lo que las convirtió en líderes no fue que no tuvieran miedo, sino que sintieron el miedo y lo hicieron de todos modos”, dice Carrier. "Esta idea es la base de la práctica del coraje".


Reemplazo del liderazgo obsoleto de "comando y control"


Otro principio clave del Curso de Liderazgo es cambiar la noción de liderazgo de un modelo de "comando y control", que es autoritario por naturaleza y utiliza un enfoque de arriba hacia abajo, a un modelo más nuevo llamado "liderazgo basado en el carácter", que es más igualitario.


“Con este modelo, todas las niñas tienen la capacidad de liderar”, dice Carrier.

El liderazgo basado en el carácter se basa en la premisa de que el liderazgo no es un título o posición. En cambio, proviene de saber quién es usted en su esencia, desarrollar sus capacidades y utilizar sus fortalezas únicas para contribuir.


“Cuando las niñas entienden esta nueva definición de liderazgo, saben que pueden liderar desde el frente del salón, desde el fondo del salón o caminando junto a alguien que necesita ayuda”, explica. "Según esta definición, la chica más tranquila fuera del centro de atención podría seguir siendo una líder, por lo que puede verse a sí misma como una líder".


Esta autoidentificación como líder cambia el comportamiento de una niña en el futuro. Es fundamental para cerrar la brecha de liderazgo y confianza de género, dice Carrier.


Como lo describe un estudiante, “Los líderes no tienen poder sobre las personas; inspiran y empoderan a las personas ". (Alondra, 14 años)


Link Artículo Original: https://www.forbes.com/sites/geekgirlrising/2020/08/04/why-girls-lead-in-the-classroom-but-not-in-the-boardroom/utm_source=ActiveCampaign&utm_medium=email&utm_content=Ready+to+lead%3F&utm_campaign=LI+Newsletter%3A+Weekly+Wrap+August+7#245150293252

Artículo Traducido por: Forbes.com



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square