COVID-19 es el mayor revés para la igualdad de género en una década


Las mujeres de todo el mundo están perdiendo trabajo remunerado y realizan más trabajo no remunerado como resultado de la pandemia.


• Las mujeres emprendedoras ahora necesitan apoyo, porque recaerá en ellas mucha reconstrucción.


• La paridad económica total estaba a 257 años de distancia, incluso antes de la crisis.

Esta semana hablé en un evento que fue sombrío e inspirador en igual medida. Estuve hablando junto al Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Holandés y otros expertos sobre el impacto desproporcionado que COVID-19 está teniendo en las mujeres empresarias.


Fue sombrío, porque las perspectivas para las mujeres frente a esta pandemia son devastadoras. Pero inspirador, porque sentí un deseo colectivo de abordar el problema de frente. Permítanme ser claro: el impacto a largo plazo de la pandemia de COVID-19 no será igual para mujeres y hombres. Actualmente estamos experimentando el mayor retroceso en la igualdad de género para una generación. No son solo las agencias humanitarias y de desarrollo como CARE las que dicen esto: mis co-panelistas de los bancos también tenían pruebas contundentes para apoyarlo; Por ejemplo, el Banco Mundial ha visto cerrar más negocios femeninos durante esta pandemia que los hombres.


Esta pandemia está teniendo un profundo impacto en las mujeres y está tirando décadas de batallas duramente ganadas tanto en términos de igualdad de género como de derechos económicos de las mujeres. COVID-19 ha visto aumentar significativamente la carga del trabajo no remunerado sobre las mujeres en todo el mundo. También ha habido un fuerte aumento de la violencia de género como resultado del cierre mundial. Las mujeres también tienen más probabilidades de tener trabajos informales y mal pagados, y millones han perdido sus medios de vida de la noche a la mañana. Solo en América Latina, hay alrededor de 19 millones de trabajadoras domésticas, 80% sin contratos, que han sido despedidas con muy poca protección legal y social.


Para las mujeres emprendedoras de nuestros programas, la imagen es tan marcada. En Sri Lanka, el 90% dice que sus ingresos han disminuido y sus cadenas de suministro están interrumpidas . En Guatemala, el 96% no tiene suficiente dinero para comprar alimentos básicos, y la misma cantidad dice que la crisis ha aumentado el desempleo en su comunidad. Muchas de estas mujeres ahora están realmente al borde de un acantilado, en riesgo de precipitarse de vuelta a la pobreza. Una perspectiva devastadora después de haber trabajado tanto para tener éxito.


La carga del cuidado recae desproporcionadamente sobre las mujeres.



Antes de esta crisis, el Foro Económico Mundial predijo que tomaría 257 años alcanzar la paridad económica entre mujeres y hombres ; esto ya era escandaloso. Es devastador y frustrante que esta cifra haya retrocedido por generaciones más.

Las mujeres emprendedoras han superado tantas barreras para que sus negocios prosperen y superen la pobreza. Y son precisamente estas mujeres las que tienen el poder de enfrentar la gigantesca tarea que les espera. Lo hemos visto con la crisis del Ébola, con mujeres de países devastados por la guerra, y sabemos que lo veremos después de esta pandemia. Las mujeres pueden y volverán a elevar a sus comunidades de la pobreza, reconstruyendo lo que han perdido, y necesitan urgentemente nuestro apoyo y ayuda.


Después de haber trabajado en este sector durante 25 años, sigo asombrado por la fortaleza y la resistencia de las mujeres, incluso aquellas en las circunstancias más extremas que luchan por alimentar a sus familias todos los días. Escuchar a Dorcas, una empresaria de Sierra Leona, hablar durante el evento Women Mean Business una vez más reforzó esa fortaleza. Como resultado de COVID-19, tuvo que cerrar su negocio de restaurantes y su escuela de capacitación, pero ya se está diversificando y tiene claro lo que se necesita.


En las propias palabras de Dorcas: "Las mujeres necesitan capacitación y apoyo financiero para poder construir sus negocios y apoyar a sus familias y sus comunidades". Las mujeres tienen este poder para volver a encaminar a sus comunidades. Es por eso que pido a los responsables de la toma de decisiones que dupliquen su apoyo a las micro y pequeñas empresas dirigidas por mujeres como parte explícita de las respuestas internacionales de COVID-19.

Las mujeres representan la mayor oportunidad para el crecimiento económico. En un escenario de potencial completo en el que las mujeres desempeñan un papel idéntico en los mercados laborales a los hombres, se podrían agregar hasta $ 28 billones al PIB anual global en 2025.


Es por eso que mi corazón se está rompiendo y, a medida que continuamos enfrentando una recesión financiera global, el tuyo también debería estarlo.


Artículo escrito por: Sofia Sprechmann

Artículo Traducido por: World Economic Forum

Artículo original: https://www.weforum.org/agenda/2020/07/gender-equality-women-employment-covid19

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square