Cómo las empresas pueden apoyar a sus empleados cuidadores durante el brote del Covid-19


El fundador de Working Daughter señala que no son solo los padres que trabajan los que se ven desafiados durante este momento sin precedentes en la historia. Los trabajadores con padres ancianos están bajo una gran cantidad de estrés y los empleadores deben tomar nota y actuar.

La semana pasada, cuando la gravedad del brote del virus comenzó a hundirse en todo el país, los empleadores, tanto grandes como pequeños, comenzaron a hacer provisiones para que los empleados, cuando y donde sea posible, trabajen desde sus hogares. A medida que avanzaba la semana, las escuelas comenzaron a anunciar cierres cada vez más largos y los medios de comunicación estaban inundados de artículos y segmentos útiles sobre cómo apoyar a los padres que trabajan mientras equilibran el trabajo desde casa con los niños debajo de los pies.


Pero no solo los padres que trabajan se enfrentan al desafío durante este momento sin procedentes en la historia. Los trabajadores con padres ancianos, están bajo enormes cantidades de estrés en este momento y los empleadores deben tomar nota y actuar. Como los hogares de ancianos, las instalaciones de vivienda asistida e incluso algunos hospitales restringen todas las visitas y cancelan todas las actividades grupales y cenas comunales, los jóvenes adultos que han servido como cuidadores principales y protectores de los miembros mayores y enfermos de la familia no pueden verlos ni ayudarlos. Para aquellos cuyos padres tienen dificultades para usar un teléfono o una Tablet, debido a la pérdida auditiva o visual o al deterioro cognitivo, es posible que se les corte la comunicación. Y para aquellos cuyos padres viven en casa con ellos, controlar su riesgo de exposición también es un desafío. ¿Se deberían suspender los servicios de los ayudantes y terapeutas de salud en el hogar y, si lo hacen, quién cuidará a sus padres? ¿Pueden brindar ese nivel de atención y continuar trabajando?


En el grupo privado de Facebook que modero para las personas que equilibran el cuidado de los ancianos y sus carreras, la conversación está dominada por miembros que intentan determinar el mejor curso de acción para sus padres mayores en los próximos meses. Están angustiados, preocupados de si la atención es adecuad, se sienten abandonados o asustados. Estas mismas personas se reportan al trabajo virtualmente o en persona y necesitan apoyo.


Aquí hay algunas cosas que los empleadores pueden hacer en este momento.


INICIAR UNA CONVERSACIÓN


Ya sea a través de reuniones con el personal, los propietarios y gerentes deben reconocer que su fuerza laboral puede estar luchando con problemas de cuidado en estos momentos: cuidado de niños, cuidado de ancianos o ambos. Según los datos de 2013 del Pew Research Center, se estima que el 47% de todos los estadounidenses de mediana edad son parte de la generación de sándwiches, que apoyan a los padres de 65 años o más y a los niños menores de 18 años. Es probable que este número haya crecido en los últimos seis años. Es crítico que estas conversaciones comiencen de arriba hacia abajo porque muchos cuidadores dudan en revelar a sus empleadores que tienen responsabilidades en el hogar. Un informe de Harvard Business School reveló que a los empleados les preocupa que el cuidado tenga un impacto negativo en el crecimiento de su carrera. Los cuidadores percibieron consecuencias perjudiciales, como la desmotivación debido a la falta de tareas desafiantes (54%), aumentos salariales más bajos o bonificaciones (50%) y una trayectoria profesional insatisfactoria(46%)”.


Especialmente ahora, en estos momentos de incertidumbre económica, los empleadores deben comprender que su fuerza laboral puede estar lidiando con una mayor ansiedad relacionada con el equilibrio de sus responsabilidades laborales y domésticas. Al iniciar una conversación e incluir el cuidado de los ancianos en la conversación, los empleados pueden comenzar a abordar las necesidades de su fuerza laboral y, al hacerlo, desarrollar planes para gestionar las brechas en las coberturas y los servicios comerciales a medida que esta situación continúa desarrollándose.


NO ASUMA QUE USTED SABE QUIÉNES SON LOS CUIDADORES O LO QUE NECESITAN


Mientras que el cuidador familiar promedio es una mujer entre sus 40 y 50 años, el cuidado de los ancianos está afectando a cada vez más estadounidenses cada día. De hecho, el 40% de los cuidadores familiares son hombres y el 25% son milenials, según los datos recopilados por AARP. Los empleadores no pueden asumir que saben quiénes son los cuidadores en sus equipos. La mejor política es plantear el problema de las necesidades de cuidado y preguntar a los empleados cuál es la mejor manera de apoyarlos. Ese mismo informe de HBS (Harvard Business School) también informó que existe una “desalineación grave” entre los beneficios que requieren los empleados que brindan cuidados y los beneficios que brindan los empleadores. Para apoyar mejor a los cuidadores que trabajan, los empleadores deben preguntar a los empleados qué les ayudará a manejar esta crisis.


FOMENTAR LOS ACUERDOS DE TRABAJO DESDE EL HOGAR


Si bien no todas las empresas pueden funcionar con una fuerza laboral de teletrabajo, y no todos los trabajos se pueden realizar de forma remota, siempre que sea posible, los empleadores deben buscar formas de permitir que los empleados cuidadores eviten desplazarse al trabajo. Muchos de los cuidadores familiares con los que he hablado están preocupados porque estarán expuestos al coronavirus en el trabajo y reflexionan sobre lo que es mejor para sus padres ancianos: evitarlos o arriesgarse a infectarlos en un esfuerzo por no aislarlos.


Si no puede apoyar el trabajo desde el hogar, considere permitir que los empleados se movilicen fuera de las horas pico, ofrecer reembolsos por estacionamiento y permitir que los empleados se auto aíslen en las salas de conferencias y lejos de sus compañeros de trabajo y clientes.


PROMOVER Y FOMENTAR EL BIENESTAR DE SUS EMPLEADOS


Finalmente, como propietario o gerente, aliente a los empleados a centrarse en su bienestar y liderar con el ejemplo. Considere compartir y subsidiar aplicaciones, podcasts y programas en línea enfocados en mindfulness, yoga y meditación. Envía recordatorios a los empleados para que tomen descansos y breves caminatas durante todo el día y se mantengan bien hidratados, y demuéstrales que estás siguiendo tus propios consejos.


No hay duda de que nuestras empresas, nuestra fuerza laboral y nuestras instituciones se verán alteradas por el brote de COVID-19. Los empleadores que navegan esta situación con compasión y sentido común y una conciencia de la carrera y la conexión de atención estarán mejor posicionados para el futuro.


Artículo Original: https://www.fastcompany.com/90480199/how-companies-can-support-their-employee-caregivers-during-the-covid-19-outbreak

Artículo Traducido Por: Women For Women Ecuador

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square