Please reload

Entradas recientes

Niños de Madres Trabajadoras Llegan a Ser Adultos Felices

August 2, 2018

1/5
Please reload

Entradas destacadas

Entre los que ganan 1 por ciento, ¿dónde se encuentran todas las mujeres?

February 27, 2019

Una vez criticados por paneles de hombres pesados, los organizadores del Foro Económico Mundial anual - reunión anual de la élite mundial en Davos, Suiza- han tratado de incluir a más oradoras. Aquí, los asistentes se hacen fila para una sesión de panel el 23 de enero. (Jason Alden / Bloomberg News).

 

 

El techo de cristal es aún más alto en el ático.

 

Las nuevas investigaciones demuestran que las mujeres ganan lo suficiente por sí mismas para calificar para el estado del 1 por ciento en solo una de cada 22 familias con mayores ingresos. La brecha no se ha reducido durante al menos 20 años.

 

Debido a que las mujeres enfrentan más obstáculos y discriminación en el mercado laboral, "casarse con un hombre con buenas perspectivas de ingresos es la ruta principal de una mujer al uno por ciento", escriben Jill Yavorsky (Universidad de Carolina del Norte-Charlotte), Lisa Keister (Duke), Yue Qian (Universidad de British Columbia) y Michael Nau (Universidad Estatal de Ohio) en un análisis que acaba de publicarse en American Sociológica Review.

 

La mayoría de los graduados universitarios, la mitad de los graduados de escuelas profesionales y un tercio de los dueños de negocios son mujeres. Sin embargo, pocos de ellos entran en los niveles de ingresos más altos. En 2016, los hogares en el 1% superior ganaron $ 845,000 o más.

 

¿Quiénes son las mujeres en el 1 por ciento?

 

Las mujeres casadas tienen un 991%  más de probabilidades que las mujeres solteras de estar en un hogar del 1 por ciento, según el análisis del equipo de los datos de la Reserva Federal recopilados entre 1995 y 2016. El número equivalente para hombres casados ​​es solo del 70%. Estas cifras se ajustan por raza, edad y presencia de niños.

 

Sin embargo, las probabilidades de las mujeres casadas de estar en el 1% son mayores principalmente porque tienen acceso a los ingresos de su cónyuge. Entre los hogares con percentil superior, el ingreso de la mujer era necesario para ayudar al hogar a alcanzar el umbral para el 1% superior, solo el 15 por ciento del tiempo. Solo el 4.5 por ciento de las mujeres ganaron lo suficiente para ingresar al 1 por ciento.

 

Pero Yavorsky advierte contra el otorgamiento de crédito a un socio por el 100 por ciento de su cheque de pago. Considere la posibilidad de la novelista MacKenzie Bezos, que pronto se convertirá en una de las mujeres más ricas del mundo, dependiendo de cómo proceda su divorcio anunciado. Sería vista como una cónyuge cuya riqueza fue generada por su pareja, pero los informes indican que ella fue clave para el éxito de Amazon, el minorista en línea fundado por su esposo, Jeffrey P. Bezos, quien también es dueño de The Washington Post.

 

"Muchos hombres no estarían donde están sin tener cónyuges que estuvieran dispuestos a hacer la mayoría de la carga doméstica y estuvieran dispuestas a subordinar sus carreras", dijo Yavorsky.

 

La economista de Cornell, Francine Blau, cuyas más de cuatro décadas de trabajo en la brecha salarial de género se han citado miles de veces, dijo que el nuevo análisis era consistente con su propio trabajo. "En un trabajo de 2017 con el colaborador Lawrence Kahn, ella encontró que" la brecha salarial de género disminuyó mucho más lentamente en la parte superior de la distribución salarial que en la parte media o inferior y, para 2010, fue notablemente más alta en la parte superior ", dijo Blau.

 

Aproximadamente el 1,8 por ciento de las trabajadoras autónomas y casadas con títulos avanzados ganan lo suficiente para ubicarse en el 1 por ciento superior. Entre los hombres, la cifra es del 7,3 por ciento.

 

Las mujeres con ingresos muy altos dependen más del espíritu empresarial que los hombres con mayores ingresos, otra señal de que las mujeres no tienen tantas oportunidades dentro de las estructuras corporativas tradicionales. Los hombres tienen más opciones cuando se trata de iniciar negocios, atraer inversiones o aumentar a través de los rangos corporativos.

 

"Las mujeres experimentan obstáculos significativos al escalar jerarquías organizacionales que a menudo se intensifican en sus carreras", escriben los autores.

 

Los hombres aún dominan muchas de las profesiones de ingresos más altos, incluidas las finanzas, los fondos de cobertura y los bufetes de abogados de primer nivel.

 

Debido a estos obstáculos y menores ingresos en todos los niveles educativos, también a las mujeres les lleva más tiempo alcanzar el estatus de ganadoras de élite. La mujer soltera promedio en el 1 por ciento superior tiene 63 años. El hombre soltero promedio es solo 53.

 

¿Por qué las mujeres quedan fuera?

 

En términos económicos fríos, el matrimonio tiende a beneficiar a los hombres más que a las mujeres. En todos los niveles de ingresos, se espera que las mujeres se encarguen del cuidado infantil y otras tareas domésticas, y que se sacrifiquen por el bien de la familia.

 

"Es posible que muchas mujeres con altos ingresos no puedan lograr que sus cónyuges renuncien a sus trabajos y se muden para obtener una nueva oportunidad o dividir el cuidado de los niños de manera equitativa", dijo Yavorsky.

 

Cuando un hombre es el principal sostén de la familia, el 70 por ciento de las mujeres en hogares de élite no participan en la fuerza laboral, según Yavorsky y sus colegas. Cuando el ingreso de una mujer es suficiente para colocar a la familia en el 1% superior, los hombres se quedan en casa aproximadamente el 22% del tiempo.

 

Como resultado, la creciente desigualdad de ingresos en los Estados Unidos es en gran medida un juego de hombres.

 

 “La mayoría de las ganancias en los ingresos de los Estados Unidos en los últimos 30 a 40 años se ubicó en el 1% de los hogares. "El ingreso de las mujeres es intrascendente en la gran mayoría de los hogares, el aumento de la desigualdad está marcada en una pequeña proporción de los ingresos de los hombres", dijo Yavorsky.

 

Si bien las mujeres en hogares de élite disfrutan de un gran privilegio, debemos reconocer que probablemente ejercen poca influencia en comparación con sus esposos. Las investigaciones han demostrado que las personas que ganan el pan ganan un poder adicional en un hogar, especialmente si esa persona es hombre y está respaldado por generaciones de normas culturales.

 

"Cuando hablamos de 'las élites" o' el 1 por ciento ', "probablemente estamos hablando de hombres, no de mujeres, que ejercen este poder en la esfera política y en la esfera económica", dijo Yavorsky.

 

 

Artículo publicado por: The Washington Post

Autor: Drew Van Dam 

Traducido por: Women for Women Ecuador

Link del artículo original:  https://wapo.st/2SmsNy5

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos