Cómo los hombres se benefician de políticas de tenencia que sean favorables a la familia

(Haz click en la fotografía para ver el artículo original)

Nota escrita por: Kelly Bedard, Heather Antecol, Jenna Stearns - The Conversation

Traducido por: Women for Women Ecuador

El viernes 26 de agosto, cuando celebramos el Día de la Igualdad de la Mujer - un día que conmemora el 96 aniversario de la 19ª Enmienda, que garantiza a las mujeres el derecho al voto - es un momento para reflexionar sobre los progresos realizados en materia de igualdad de género y sobre cuánto trabajo todavía queda.

Como académicos, somos muy conscientes de que las brechas de género siguen existiendo en los campus americanos. Es cierto que las alumnas ahora superan en número a los estudiantes varones, y también que más mujeres obtienen títulos profesionales en comparación con los hombres. Pero también es cierto que sólo el 28 por ciento de los profesores permanentes son mujeres.

La tenencia representa un contrato de trabajo permanente. Por lo general, se necesitan cerca de seis o siete años de estar en la pista de tenencia - un período de prueba durante el cual el registro de la publicación de un profesor menor, la capacidad de enseñanza y el servicio departamental son supervisados ​​y evaluados - para obtener la tenencia.

En los últimos años, muchas universidades de investigación han adoptado normas de tenencia más "favorables a la familia" destinadas a ayudar a las mujeres a equilibrar su familia y su carrera. Nuestra investigación muestra que a pesar de estas políticas, la igualdad de género sigue siendo difícil en el ámbito académico cuando se trata de considerar la tenencia. Más bien, algunas de estas políticas están ayudando a los hombres, no a las mujeres.

Políticas de tenencia de género neutras

Para la mayoría de las personas, el proceso de tenencia ocurre durante los últimos años 20 y principios de los 30. Estos años se alinean típicamente con los años de la maternidad de la prima de la mujer. Esto puede obstaculizar la productividad de la investigación de las mujeres y así reducir sus posibilidades de obtener la tenencia.

En términos más generales, tener hijos podría reducir la probabilidad de ser promovido en una variedad de profesiones. La productividad temprana de la carrera de las mujeres podría caer debido al tiempo que pasó en el cuidado de los hijos y el cuidado de los hijos.

Sin embargo, el problema podría ser particularmente agudo en las universidades de investigación donde la productividad de la investigación durante los pocos años antes de la decisión de tenencia es especialmente importante.

En respuesta, durante las décadas de 1990 y 2000 muchas instituciones de investigación adoptaron "políticas de detención del reloj de tenencia de género". Estas políticas tenían como objetivo facilitar que las mujeres que tienen hijos ganaran la tenencia.

Las políticas son neutras en función del género: es decir, permiten a los padres de ambos sexos aprovechar sus beneficios. Permiten a los nuevos padres extender sus términos como profesores asistentes. Detienen el reloj de tenencia por un año para cada nuevo niño, hasta un máximo de dos.

En otras palabras, los nuevos padres consiguen más tiempo antes de que tengan que subir para la tenencia. Estas políticas son independientes de dejar de tomar, lo que significa que los profesores asistentes pueden seguir trabajando mientras ganan el tiempo extra en sus relojes de tenencia.

La idea es permitir que los nuevos padres compensen el tiempo de investigación perdido. Y también, así que las mujeres y los hombres no deben necesitar sacrificar la familia para la carrera, y viceversa.

¿Son estas políticas equitativas?

Recientemente realizamos un estudio, "Igual pero Inequitable: ¿Quién se Beneficia de las Políticas de Detención del Reloj de Tenencia de Sexo Neutral", sobre estas políticas de detención de la duración de la tenencia.

Nuestro estudio se centra en los profesores de economía - un campo muy dominado por los hombres. Una encuesta realizada en 2014 por el Comité de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en la Profesión Económica de la Asociación Económica Americana (CSWEP) muestra que en economía, las mujeres constituyen el 30 por ciento de los profesores asistentes, el 23 por ciento de los profesores titulados y sólo el 12 por ciento de los profesores.

Se cree que las políticas de género neutro reducen el estigma sobre el uso fomentando la participación masculina, al menos en lo que se refiere a la facultad de economía. Creemos que una de las principales razones por las que las universidades han adoptado políticas neutras en cuanto al género es que hubo una baja participación en las políticas que sólo se aplican a las mujeres.

Sin embargo, no encontramos evidencia de que hayan ayudado a que las mujeres ganen tenencia.

De hecho, encontramos que la política - diseñada para ayudar a las mujeres a obtener la tenencia - en lugar de aumentar las tasas de tenencia de los hombres, al menos en los departamentos de economía.

La probabilidad de que un hombre obtuviera tenencia en su primer empleo aumentó 19 puntos porcentuales después de que se adoptó esa política. Por el contrario, la probabilidad de que una mujer obtenga una titulación académica disminuyó en 22 puntos porcentuales.

Creemos que las tasas de publicación masculina aumentan con el tiempo extra, pero las tasas de publicación femenina no.

Por lo tanto, estas políticas de género neutral son iguales en el sentido de que dan el mismo beneficio a las mujeres y los hombres que tienen hijos. Pero son desiguales porque el costo de tiempo (o pérdida de productividad) experimentado por hombres y mujeres es muy diferente.

Por ejemplo, son las mujeres las que se quedan embarazadas, sufren náuseas matutinas, dan a luz y amamantan. Como tal, creemos que dar una extensión igual sin una pérdida de productividad igual podría ser mejor descrito como desigual. Y es ciertamente menos que claro que nivelará el campo de juego en términos de tarifas de tenencia.

Por qué hay una necesidad de repensar

Aunque nuestros resultados representan una sola disciplina, ciertamente plantean la preocupación de que esto podría ser un problema en una amplia gama de campos. Las tasas de tenencia femenina son más bajas en casi todas las disciplinas académicas. En las disciplinas científicas, los hombres que tienen hijos antes de la tenencia son 24 puntos porcentuales más probabilidades de ganar la tenencia en comparación con las mujeres con hijos. Y en las humanidades y las ciencias sociales, los hombres con hijos tienen 20 puntos porcentuales más de probabilidades de ganarse la tenencia.

Nuestros resultados sugieren que quizás queramos repensar estas políticas. Uno de los argumentos a favor de las políticas de "detención del reloj neutral al género" se debe a que las mujeres han sido desalentadas - por sus colegas masculinos - de aprovechar las políticas que se aplican sólo a las madres.

Nuestros hallazgos de investigación, basados ​​en la disciplina de economía, plantean la cuestión de si la extensión de los beneficios iguales para hombres y mujeres es equitativa en la práctica. Tampoco sabemos si estas políticas tuvieron un efecto similar en otras disciplinas con diferentes requisitos de publicación.

Si bien es fácil instruir a las personas que toman decisiones de tenencia para ignorar el tiempo adicional en el reloj de tenencia, no es tan fácil saber cómo realmente afecta su pensamiento sobre el caso de tenencia y por lo tanto su evaluación.

Necesidad de políticas favorables a la familia

En teoría, las políticas de género neutral que intentan nivelar el campo de juego ajustando las medidas de productividad para dar cuenta de que la crianza temprana de los niños son prometedores. Sin embargo, como nuestra investigación muestra, tales políticas podrían tener consecuencias no deseadas que realmente lastimen a las mujeres.

Creemos que los administradores universitarios deben reabrir la discusión sobre las políticas de tenencia y la medida en que estos beneficios se extienden a hombres y mujeres.

Pero las universidades no son los únicos lugares donde las políticas favorables a la familia pueden tener consecuencias no deseadas. También es probable que los abogados, los profesionales financieros y los médicos sean promovidos basándose en las primeras medidas de éxito. La evidencia demuestra las lagunas familiares en cada una de estas profesiones, especialmente entre los altos ingresos.

Al celebrar el Día de la Igualdad de la Mujer, insistimos en la necesidad de contar con más políticas favorables a la familia para crear un entorno más equitativo para los profesionales altamente cualificados que se enfrentan a decisiones de promoción rígidas e importantes al principio de sus carreras.

Nota escrita por: Kelly Bedard, Heather Antecol, Jenna Stearns - The Conversation

Traducido por: Rosangelica Santiago (Women for Women Ecuador)

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square